Tom Brady reconoció que padece de molestias en su mano fuertemente vendada, pero que espera jugar cuando los Buccaneers visiten este jueves a los Philadelphia Eagles.

Brady se lesionó la mano derecha en la primera mitad del triunfo de Tampa Bay por 45-17 ante Miami el domingo; sin embargo, con todo y eso, tuvo su primera actuación de 400 yardas y cinco touchdowns en su carrera.

“Está un poco adolorida, pero esperaba que lo estuviera”, dijo Brady el martes. “Firmamos para jugar un deporte de contacto. Te van a dar golpes y moretones todo el año y lidiamos con eso de la mejor forma. El golpe y moretón es en mi mano. Sólo intento prevenir y ser precavido, ser inteligente. Han pasado menos de 48 horas de que ocurrió, entonces no es como que hayan pasado cinco días, pero me siento confiado de que podré salir y hacer lo que necesito”.

Los Buccaneers (4-1), campeones defensores del Super Bowl, disputan su tercer juego de visita y el cuarto partido en 19 días. Brady, de 44 años, lidera a la NFL con 1,767 yardas lanzadas y es segundo en touchdowns, con 15.

Lee también: ¡En modo MVP! Brady lanza cinco pases de TD y Tampa Bay aplastó a Miami

“Si fuera la mano izquierda, no pensaría ni dos segundos al respecto”, admitió Brady. “El hecho de que es en la mano con la que lanzo, no hay tantas cosas tan importantes para un quarterback como el hombro o codo derechos. En cualquier momento que recibes un golpe en esos lugares, podría ser un problema, pero no creo que sea una lesión seria. Es más una molestia, pero creo que se irá en uno o dos días”.