Karim Benzema, delantero de la selección de Francia y el Real Madrid, fue sentenciado el miércoles a una pena de un año de prisión suspendida y pagar una multa de 75 mil euros (84 mil dólares) tras ser declarado culpable en el caso de un video sexual que sacudió al futbol francés y puso la carrera del ariete internacional en suspenso por más de cinco años.

Benzema fue hallado culpable de participar en un intento de extorsión a Mathieu Valbuena, su compañero en la selección, en 2015. Además de la multa, el jugador del Madrid tendrá que pagar a Valbuena otros 80 mil euros (89 mil 700) en daños.

Los abogados del futbolista dijeron que apelarán la decisión. Vale decir que el año de prisión lo cumpliría sólo si hay reincidencia.

Benzema fue acusado de complicidad en un intento de extorsión por una grabación de contenido sexual que se cree que fue robada del celular de Valbuena.

Es poco probable que la decisión del tribunal de Versalles afecte al futuro inmediato de Benzema en lo deportivo. El delantero está considerado uno de los favoritos para ganar el Balón de Oro el próximo 29 de noviembre en París tras una gran temporada con el Madrid.

Asimismo, el presidente de la Federación Francesa de Futbol, Noel Le Great, ya dijo que podría seguir en la selección aunque fuese hallado culpable.

Lee también: Caso Benzema: el veredicto se dará conocer el 24 de noviembre

El jugador está en la convocatoria del Madrid para el partido de hoy en la Fase de Grupos de la Liga de Campeones contra el Sheriff de Moldavia.

Benzema, que niega haber cometido delito alguno, no estuvo presente en el juicio el mes pasado y se ausentó también en la lectura del veredicto. Los otros cuatro acusados, que también fueron hallados culpables, tampoco comparecieron el miércoles.

“Benzema vendrá a explicarse ante el tribunal de apelaciones”, dijo Antoine Vey, uno de sus abogados. “Se ausentó del juicio por motivos profesionales; el hecho de que estuviese ausente influyó en la sentencia. Esta condena es infundada”.

La corte sentenció a dos años y seis meses de prisión a Mustapha Zouaoui, a quien identificó como el autor intelectual de la trama. Axel Angot, quien se hizo con el video en 2014, fue condenado a dos años de cárcel. Otro de los chantajistas condenados, Younes Houass, recibió una pena de 18 meses suspendida y un amigo íntimo de Benzema, Karim Zenati, una de 15 meses.

Tras su imputación preliminar en noviembre de 2015, Benzema fue apartado de la selección por el entrenador Didier Deschamps y se perdió la Euro de 2016 y el Mundial de 2018 que coronó a Francia en Rusia.

Deschamps volvió a convocar a Benzema antes de la aplazada Euro 2020 y, desde entonces, ha sido un habitual en sus alineaciones.

Durante el juicio, Valbuena declaró que Benzema habló con él sobre la grabación y le dijo “hay un video, es caliente” durante una convocatoria de Francia en Clairefontaine en octubre de 2015. Según el demandante, el jugador del Madrid le dijo que tenía un buen amigo que podría ayudar a “arreglar tu problema”.

Aunque Benzema “nunca me habló de dinero”, Valbuena dijo que entendió que tendría que pagar por la ayuda de su amigo.

El abogado de Valbuena, Didier Domat, señaló que el fallo era un alivio para su cliente. Al contrario que Benzema, él no ha vuelto a jugar con Francia desde el escándalo.

“Ha sufrido perjuicios deportivos que son difíciles de reparar”, afirmó Domat. “Estamos contentos de que se haya reconocido su condición de víctima”.