¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Fan
Nacional

GOALCONTROL

Bajo control alemán

Indigo Staff

Finalmente no será ni un “halcón” ni un “referee” los que le ayudarán a los árbitros cuando haya una jugada polémica en la línea de gol.

De manera sorpresiva, FIFA eligió al sistema GoalControl-4D, creado en Alemania, como la tecnología que hará historia y estará presente en la Copa Confederaciones para asistir a los silbantes cuando sea necesario, y determinar si el balón rebasa o no la línea de gol.


Abr 2, 2013
Lectura 2 min
14 cámaras de alta velocidad integran el GoalControl-4D

Finalmente no será ni un “halcón” ni un “referee” los que le ayudarán a los árbitros cuando haya una jugada polémica en la línea de gol.

De manera sorpresiva, FIFA eligió al sistema GoalControl-4D, creado en Alemania, como la tecnología que hará historia y estará presente en la Copa Confederaciones para asistir a los silbantes cuando sea necesario, y determinar si el balón rebasa o no la línea de gol.

El sistema alemán, que se basa en el uso de cámaras, era uno de los cuatro finalistas que disputaban el contrato de FIFA que comenzará con la Confederaciones y la Copa Mundial de Brasil 2014.

 Antes que GoalControl-4D aparecían como favoritos el GoalRef, que usa campos magnéticos para determinar la ubicación del balón, y el ya conocido Hawk-Eye, otro sistema con cámara que se usa en el tenis y cricket. La casa matriz de este sistema fue adquirida por Sony Corp., patrocinador de la Copa Mundial, antes de que comenzara a ser puesto a prueba por la FIFA en 2011.

Cairos, otro sistema basado en campos magnéticos también buscaba el contrato.

“Nuestra innovación, y también una diferencia con otros competidores, es que no requiere modificaciones en los arcos, las redes y la pelota”, dijo a la agencia The Associated Press Dirk Broichhausen, propietario de GoalControl.

El sistema usa 14 cámaras de alta velocidad, siete enfocadas en cada portería

Se calcula que esta tecnología costará 200 mil euros (260 mil dólares) por estadio para instalar y 3 mil euros (3 mil 900 dólares) por partido para  ser operado.

Estos precios refuerzan la postura de Michel Platini, quien es presidente de la UEFA y se opone rotundamente al uso de la tecnología en la línea de gol por considerar que implica un gasto elevado para los clubes y asociaciones.

Platini ha dicho que prefiere invertir ese dinero en el desarrollo del futbol y no gastarlo en un sistema que será pocas veces utilizado.

Comentarios