El Atalanta está listo para repetir la hazaña de la temporada 2019-20 en Champions League. Tras haber sido el equipo que había arrancado con la peor perspectiva en el Grupo C, siendo derrotado en sus primeros tres partidos, la “Diosa del Calcio” derribó todo pronóstico en su contra, luego de concluir el certamen entre los mejores de Europa.

Para seguir con la tendencia positiva, los “neriazzurri” deberán superar al Real Madrid que, pese a tener buenos resultado en LaLiga, sumando cuatro victorias al hilo, su desempeño en la cancha ha dejado dudas, con un claro declive futbolístico provocado en gran medida por las bajas por lesión de Sergio Ramos, Dani Carvajal, Marcelo, Eden Hazard y, ahora, Karim Benzema.

Con la lesión del delantero francés, quien se perderá el partido de ida de los octavos de final por una molestia en los abductores, Real Madrid suma la baja más delicada. Luego de 28 partidos disputados, Benzema ha marcado en 17 ocasiones, convirtiéndose en el máximo goleador.

“¿Explicación? No hay ninguna razón. Estamos todos apenados por tener a jugadores lesionados. Tenemos muchas bajas, es la situación de hoy y es verdad que hay jugadores que no están. Pero estamos preparados”, dijo Zinedine Zidane, director técnico de los blancos.

Rival peligroso para Atalanta

Sin embargo, pese a la baja en el nivel de juego mostrado por el cuadro “merengue”, el estratega del Atalanta, Gian Piero Gasperini, reconoce que el Real Madrid se transforma en la Liga de Campeones de la UEFA, por lo que no importa en qué momento llegue, ya que siempre será uno de los claros contendientes al título.

“Nunca he pensado que el Real Madrid sea un equipo vulnerable. En la Champions League es como si se transformara, es un equipo diferente a La Liga. No quiero confiar mucho en las bajas. Es verdad que algunos talentos no van a estar, pero en los últimos domingos vimos un Real Madrid más humilde y con calidad, ha cosechado victorias difíciles”, expresó en rueda de prensa.

Con mejores números en fase de grupos que la campaña anterior, luego de que alcanzaron su clasificación a la siguiente etapa de forma agónica con solamente siete puntos, Atalanta encabeza una revolución en la presente temporada sin la presencia de Alejandro “Papu” Gómez, quien se convirtió en su principal referente al ataque del equipo de Bérgamo.

La metamorfosis sin el delantero argentino representó, en su momento, un precio muy alto a pagar: dejar ir al máximo asistente de la Serie A en las últimas dos temporadas. Sin embargo, Gasperini ha sabido llevar a buen puerto a su equipo, demostrando que la maquinaria del Atalanta no depende de una de sus piezas, alcanzando el quinto puesto del campeonato italiano y los octavos de la Champions League.

Un año después

Este partido se jugará precisamente un año después del llamado “Partido Cero”, ante Valencia, denominado así debido a la propagación de la COVID-19 en los días posteriores tanto en el norte de Italia y España.

Poco después, camiones del ejército trasladaban ataúdes de Bérgamo debido a que el crematorio no se daba abasto debido a que la pequeña ciudad se había convertido en uno de los epicentros del brote de coronavirus en Italia. Más de 40 mil aficionados celebraron en San Siro los cuatro goles de Atalanta ese día, la última vez que el club jugó frente a sus hinchas.

También puedes leer: Champions, la deuda del Cholo Simeone en el Atlético