El segundo año de existencia de los Capitanes de Ciudad de México se puede considerar como exitosa, al haber jugado de nueva cuenta Las Finales. No obstante, el equipo que dirige Ramón Díaz sabe que la meta es conseguir el título, para lo cual han dado pasos importantes en el apuntalamiento de las bases para un proyecto a largo plazo.

Pese a que el campeonato se quedó una vez más en un sueño, Capitanes demostró en su segunda temporada como equipo profesional que el baloncesto en la Ciudad de México late muy fuerte, razón por la que apostaron en comenzar a buscar a los futuros talentos para el equipo, con la apertura de la ‘Escuela Capitanes’, mediante la cual formarán a sus fuerzas básicas.

Fue a principios del año que el equipo de Moisés Cosío sorprendió con este anuncio en sus redes sociales, el cual recibió una respuesta favorable por la afición, ya que a todas las visorias que tuvieron acudieron una gran cantidad de niños y jóvenes para demostrar su talento.

Una de las primeras experiencias para los nuevos ‘marineros’ fue convivir con los jugadores del primer equipo, quienes les dieron consejos para poder destacar en el deporte ‘ráfaga’.


“Hay que apostar por los jóvenes, hay que apostar por crear una masa social en Ciudad de México que se vea reflejado en el primer equipo y en eso estamos”, expresó el entrenador, Ramón Díaz, durante la presentación de estas escuelitas

Talento joven

El ejemplo de que Capitanes quiere apostar por los jóvenes con cualidades se ve reflejado en su banca, donde figuran los nombres de Jonathan Machado y Eder Herrera. Machado es considerado por sus compañeros como una de las futuras estrellas del baloncesto, ya que ha recibido convocatorias a Selección Nacional y ha demostrado su talento como ‘plan de emergencia’ para el equipo citadino.

Eder Herrera, pese a que es un jugador de primer año, ha crecido de manera considerable, absorbiendo las mejores enseñanzas de sus compañeros y entrenador, aunque no tuvo muchos minutos en esta temporada, finalizó con 26 puntos en su registro personal y se espera que a futuro sea una de las figuras del club.

Sangre de NBA

Para reforzar la motivación de los jóvenes, una inspiración extra es voltear al roster principal, donde en esta temporada Capitanes apostó a lo grande al traer a exjugadores de NBA como Luis Montero y Jorge Gutiérrez, incorporaciones que sorprendieron en el baloncesto nacional.

En el caso de Montero su paso fue fugaz, ya que su estilo de juego no se adaptó al estilo de juego de los capitalinos, inclusive en los entrenamientos era uno de los elementos que más llamadas de atención recibía.

La historia es diferente para Jorge Gutiérrez. El jugador mexicano no sólo se adaptó al juego de Ramón Díaz, sino que también se convirtió en una de las figuras más representativas para los Capitanes, prueba de ello es que durante las Finales de Conferencia y de Liga, fue el hombre de confianza para el técnico español.


Con la mira puesta en las revanchas en la próxima temporada de la LNBP y de la Liga de las Américas, Capitanes debe sortear el problema que tuvo este año, que fue no contar con equipo suficiente para afrontar los dos torneos, y para ello puede servir el plan del desarrollo de las bases juveniles

Tomaron la iniciativa de crear sus Fuerzas Básicas

A principios de este año, Capitanes de Ciudad de México sorprendió a sus aficionados, sobre todo a los más pequeños, al anunciar su escuela de Fuerzas Básicas. Con esta iniciativa se pretende encontrar el talento mexicano, pero sobre todo chilango.

La incorporación de exjugadores NBA

Los refuerzos se convirtieron en un tema de qué hablar, ya que sorprendieron con nombres como Luis Montero y Jorge Gutiérrez, ambos exjugadores de NBA.

Confiar en los jóvenes

Apostar por el nuevo talento es una realidad en el roster principal, ya que para esta temporada nombres como Jonathan Machado y Eder Herrera fueron la sorpresa en la banca, debido a que son jugadores jóvenes y con futuro prometedor.

Extranjeros con experiencia

Ismael Romero se convirtió no sólo en jugador indispensable para Capitanes, sino que también en el ídolo de multitudes, sobre todo porque fue el líder de puntos en muchos partidos.