No hubo festejo, pero sí sanciones. El mexicano Sergio Pérez quedó sexto en el Gran Premio de Austria, tras las dos penalizaciones que recibió por mandar a la grava a Charles Leclerc.

Fueron 10 segundos de castigo, que le costaron un peldaño en la clasificación final de esta competencia, ganada por Max Verstappen.

Valtteri Bottas (Mercedes) y Lando Norris (McLaren) completaron el podio.

Fue una carrera 200 muy sufrida para el mexicano y nunca pudo recuperarse, luego de que Norris lo mandara a la grava durante las primeras vueltas de la carrera.

De esta manera, el piloto tapatío se fue hasta la décima posición y desde ahí tuvo que ir remontando. En ese deseo de tener una mejor actuación, se encontró con Leclerc (Ferrari). “Checo” intentó defender su posición y obligó a Charles a ir por la trampa de arena.

Los comisarios de carrera castigaron la acción y le restaron cinco puntos al mexicano. Luego, nuevamente lo castigarían tras sacar otra vez al monegasco de la pista.

Lee también: Checo termina cuarto en Austria; Verstappen se lleva el GP de Estiria

Por su parte, Verstapen reforzó aún más su liderato en el Mundial de Pilotos de la Fórmula Uno, mientras que su más cercano perseguidor, Lewis Hamilton, quedó en la cuarta posición. El de Países Bajos logró su quinta victoria del año, la tercera seguida.

La quinta posición fue para el español Carlos Sainz, quien intercambió posiciones con el mexicano.

Así, tras las dos carreras en el circuito de Spielberg, la casa de Red Bull, Verstappen lidera la competencia con 182 puntos, seguido de Hamilton con 150. Sergio Pérez mantiene la tercera posición (104), pero sólo con tres puntos de ventaja sobre Lando Norris (101).