La Selección Mexicana perdió otra vez en CONCACAF tras 15 juegos, al caer 3-2 ante Estados Unidos, quien tuvo en el portero suplente Ethan Horvath a su héroe tras detener un penalti a Andrés Guardado en el segundo tiempo extra. Así, el equipo de las Barras y las Estrellas se coronó en la Nations League.

Apenas iniciado el cotejo, al primer minuto, Jesús “Tecatito” Corona puso adelante a México. Esto, tras un regalo de Mark Mckenzie, quien lo dejó solo frente al portero Zack Steffen, y el mexicano sacó un riflazo imposible de detener.

México se veía mejor. Los dirigidos por Gerardo “Tata” Martino jugaban mejor, pero al minuto 27, en un tiro de esquina, Estados Unidos igualó el marcador. Tras pegar el balón el poste de la portería protegida por Guillermo Ochoa, el balón quedó en los pies de Giovanni Reyna, quien ‘fusiló’ al arquero mexicano.

En el segundo tiempo, el Tri salió decidido a tomar de manera rápida la ventaja. Al 57’, Corona nuevamente tuvo la oportunidad, pero su tiro se estrelló en el cuerpo de un defensor estadounidense. Cuatro minutos después, Christian Pulisic, la nueva figura de Estados Unidos, filtró a Joshua Sargent, quien disparó fuerte y raso, pero Ochoa desvió.

Puedes leer: “Merecida victoria, pusiste en alto a México”: El deporte mexicano se rinde a ‘Checo’

Luego, vino la lesión del portero Steffen, quien salió del juego, y entró Hovarth que, a la postre, sería el héroe de este encuentro. Posteriormente, Antuna dejó el campo y entró Lainez, quien rápidamente inclinó la balanza para México. Al 78’, Lozano pasó el balón a Diego, quien recortó en el área grande y remató de izquierda para poner el 1-2; fue segundo gol en Selección Mexicana.

Sin embargo, la alegría duró poco. Al 82’, McKennie remató de cabeza para empatar y evidenciar, una vez más, las carencias de México en el juego aéreo. En tiempo de compensación, nuevamente apareció el grito homofóbico y el partido tuvo que ser detenido momentáneamente.

Llegó la prórroga y México lo intentó más, Estados Unidos apostaba por los penaltis y en un contragolpe, en el segundo tiempo extra, encontró el “regalo” que les dio la victoria: Pulisic cayó tras un choque con Salcedo. Parecía una jugada más, pero se revisó en el VAR y se determinó la pena máxima. La joya del Chelsea fue el encargado de tirar el penalti y no perdonó.

Pero México tuvo su oportunidad. Vía VAR también, se decretó otro penalti. Guardado tuvo en sus pies la oportunidad de igualar el juego, pero su disparo fue desviado por Hovarth. Así, cayó el invicto y el primer título de este verano se esfumó para el equipo nacional.