Una gran actuación del golfista mexicano, Abraham Ancer en el PGA Championship, unos de los denominados cuatro majors en la rama varonil.

Ancer se colocó en el cuarto lugar con una tarjeta de 67 golpes, -3 del par de campo, “estoy bastante contento; es un campo bastante difícil, la clave fue el tee”.

“Le pegué increíble del tee, salvo los dos primeros hoyos que fallé, no fueron malos tiros, me gustó cómo le pegué en esos dos tiros, de ahí en fuera no me metí en problemas”, reconoció el mexicano.

Tiger Woods dio a entender que Rory McIlroy había jugado un nuevo tipo de golf, en la primera ronda del PGA Championship.

McIlroy lució liberado el jueves. Hizo que todo pareciera sencillo y aprovechó sus oportunidades en Southern Hills.

El norirlandés envió su driver por encima de los árboles y hacia los fairways, lo que preparó el camino para sus siete birdies.

Para alcanzar una destacada tarjeta de 65 golpes, cinco debajo del par, que le permitió tomar la ventaja preliminar por un impacto en la ronda.

Woods trató de elegir el sitio donde colocaría la pelota pero jamás lució muy acertado. Evidenció problemas con una pierna derecha que, según dijo, le duele más que el mes pasado en el Masters.

Su desempeño se desmoronó a la mitad de la jornada. Al final, con dos bogeys, firmó un 74.

McIlroy consiguió en cambio lo que necesitaba, en momentos en que busca cortar una sequía de casi ocho años en majors. Muchos de esos fracasos han seguido a malos inicios.

Lee también: Tiger Woods es ovacionado, sin importar su mala participación en Augusta

 

Ahora, tiene su mejor marcador desde un 66, cinco bajo par, en 2014, cuando ganó el Campeonato de la PGA en Valhalla, el último de sus cuatro majors.

“Pienso que cuando tu juego se siente así de bien, todo es cuestión de salir, apegarte a tu plan de juego, ejecutar lo mejor posible y seguir en tu pequeño mundo”, expresó McIlroy.

Foto: AP
Foto: AP

Woods sugirió que la ronda de McIlroy evidencia lo mucho que ha cambiado el golf, “el juego es diferente. Es ahora más agresivo y yo lo sé”.

“Pero yo busqué mis objetivos. Si hubiera golpeado sólidamente la pelota y la hubiera puesto en el fairway, todo habría estado bien”, comentó.