Esquivan obstáculos, están expuestos a los cambios del clima, fluyen a través del tráfico y de la neurosis urbana. Así es el día a día de quienes usan la bicicleta como alternativa de movilidad en la CDMX. Año con año se van sumando cada vez más ciclistas a las calles de la ciudad. Para unos, la ‘bici’ es una alternativa de transporte, para otros una herramienta de trabajo.

Asalariados, obreros, burócratas, bicimensajeros, repartidores de aplicaciones, por mencionar algunos casos, se juegan su integridad en todo el territorio nacional donde 673 peatones y ciclistas murieron atropellados en lo que va del año. La Ciudad de México encabeza la lista con un total de 49 casos, de acuerdo con datos recopilados por la organización #ManuVive.

La sensación de dolor en las piernas, la adrenalina de pasar entre los autos, el aire frío de las madrugadas, son tan solo algunas de las vivencias que atraviesan nuestros jinetes de ciudad.

Acompañados de sus corceles de acero, aluminio y carbono, cinco citadinos nos cuentan su experiencia como ciclistas en una de las urbes más transitadas del mundo.