#casinos

Casino Foliatti: ‘El intocable’ de Guadalupe

En Monterrey es ilegal, en el municipio vecino ni lo revisan. Sucursal del centro de apuestas que presentó un permiso falso en la capital regia es muestra de la falta de coherencia entre las autoridades

3
comentarios
Además de los Foliatti de Monterrey y Guadalupe, Comenchi maneja la misma marca en el municipio de Allende, Nuevo León, y dos más en Jalisco: el Foliatti Ajijic, en Chapala, y el Foliatti Mercado de Abastos, en Guadalajara

En Guadalupe, el juego continúa.

Mientras el Ayuntamiento de Monterrey cerró las puertas de 10 casinos, como el Foliatti de la Pulga Mitras, la sucursal de este mismo centro de apuestas opera sin ningún problema en el vecino municipio gobernado por el priista César Garza.

Reporte Indigo acudió al establecimiento y constató que en pleno mediodía decenas de clientes jugaban en las cientos de máquinas de azar del casino, ubicado en el número 100 de la avenida Adolfo Ruiz Cortinez, en la colonia La Victoria.

Esta casa de apuestas fue la que presentó un supuesto permiso que contenía firmas falsas del exsecretario de Desarrollo Urbano y Ecología de Monterrey, José de Jesús Garza Gallardo.

El oficio que presentó el Foliatti, un instructivo apócrifo que autorizaba una homologación y permitía operar al casino en Monterrey, le abrió las puertas para la suspensión de una clausura impuesta por la autoridad municipal.

A pesar de las irregularidades denunciadas por la alcaldesa de Monterrey Margarita Arellanes, en Guadalupe César Garza omite revisar e inspeccionar la sucursal del Foliatti que funciona las 24 horas del día.

Incluso, como parte de su calendario de actividades, la casa de apuestas tiene programada la presentación de la banda Los Humildes para el próximo 16 de marzo.

El local también cuenta con restaurante, área VIP y un escenario donde se presentan comediantes, músicos, concursos de baile y karaoke, así como otro tipo de eventos sociales.

Estos casinos están operados por Comercializadora de Entretenimiento Chihuahua S.A. de C.V. (Comenchi).

Según la página web de la Secretaría de Gobernación, la permisionaria opera 18 establecimientos en Nuevo León, Baja California, Durango, Estado de México, Jalisco, Puebla, Sinaloa y Sonora.

Además de los Foliatti de Monterrey y Guadalupe, Comenchi maneja la misma marca en el municipio de Allende, Nuevo León, y dos más en Jalisco: el Foliatti Ajijic, en Chapala, y el Foliatti Mercado de Abastos, en Guadalajara.

El 27 de febrero el Ayuntamiento de Monterrey puso la muestra a los municipios del área metropolitana, como alguna vez lo hizo ya Mauricio Fernández en San Pedro.

La adminsitración a cargo de Arellanes cerró de manera consecutiva 10 casinos que carecen de licencias municipales para operar en la ciudad.

El Ayuntamiento regio efectuó un análisis a los expedientes de los centros de apuestas y detectó la falta de licencias de uso del suelo.

Como resultado de las auditorías, funcionarios municipales clausuraron la decena de casinos y a dos más que ya estaban cerrados les colocaron sellos.

El operativo sorpresa se efectuó por inspectores de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología municipal (SEDUE), a cargo de Brenda Sánchez.

Las acciones fueron auxiliadas por elementos del Ejército, la Marina y la Policía Regia.

Los casinos clausurados en Monterrey fueron el Folliati, en la colonia Mitras Norte, las sucursales del Yak en Plaza Cumbres y Valle Oriente, y el Crystal Palace, ubicado sobre la avenida Revolución.

También se suspendieron tres sucursales del Caliente, ubicados en las avenidas Gonzalitos, Eugenio Garza Sada y Lázaro Cárdenas, así como el Casino 909, localizado sobre Constitución.

Además, los inspectores clausuraron el Crystal Palace de Revolución, el California Palace de la colonia Regina, y el Miravalle Palace Gourmet, situado sobre Calzada San Pedro.

La Isla del Tesoro y el Golden, ambos ubicados en Plaza La Silla, también fueron suspendidos por los inspectores de la SEDUE.

Estos dos últimos fueron los únicos casinos que ya estaban cerrados.

Sin embargo, los funcionarios colocaron los sellos de clausura en sus entradas porque carecían de permisos municipales.

A raíz del operativo, los socios de los casinos trataron de obtener suspensiones provisionales de amparo para continuar operando.

Entre ellos, el Miravalle Palace buscó la protección de la justicia federal contra el acto de la autoridad municipal, pero no consiguió la suspensión.

También lo intentó el Floliatti de la Pulga Mitras, pero cuando recibió la suspensión del Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, el Ayuntamiento solicitó la ayuda de Protección Civil del Estado y volvió a colocar la clausura.

El argumento del nuevo cierre fue que el recinto, ubicado en cuatro pisos y con más de mil máquinas de juego, no cumple con las medidas de seguridad.

Pero además, en este caso el Municipio de Monterrey asegura que la supuesta licencia que mostraron los abogados del Foliatti para buscar el amparo es falsa.

La autoridad municipal se quejó ante los tribunales, que ordenaron al juez de Distrito revocar la suspensión y los sellos de Desarrollo Urbano volvieron a ser aplicados.

El Ayuntamiento presentó una queja ante los tribunales colegiados y una denuncia penal en el Ministerio Público contra la presunta falsificación de los documentos que mostró la defensa del casino Foliatti.

comments powered by Disqus

Videos

La revolución de la Iglesia
Una injusticia por vender juguete
Purga policial desconcierta a Jalisco
De procurador a testigo
comments powered by Disqus