¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

ELECCIONES2012

Los estados que definen la elección

Martín Pérez Cerda

Los estrategas de los candidatos a la Presidencia de la República están intentando seducir a nuevos votantes. Buscan a los que estén dispuestos a cambiar y a dar su voto a un partido por el que nunca antes votaron.

Y seis entidades: el Distrito Federal, Estado de México, Veracruz, Puebla, Jalisco y Nuevo León están en el mapa de los estrategas de los war room electorales.

Son seis territorios que jugarán un papel crucial en la definición del ganador del próximo primero de julio.


Jun 21, 2012
Lectura 21 min
portada post

El Distrito Federal, el Estado de México, Veracruz, Puebla, Jalisco y Nuevo León están en el mapa de los estrategas de los war room electorales porque concentran 44.6 por ciento de la votación nacional

Los estrategas de los candidatos a la Presidencia de la República están intentando seducir a nuevos votantes. Buscan a los que estén dispuestos a cambiar y a dar su voto a un partido por el que nunca antes votaron.

Y seis entidades: el Distrito Federal, Estado de México, Veracruz, Puebla, Jalisco y Nuevo León están en el mapa de los estrategas de los war room electorales.

Son seis territorios que jugarán un papel crucial en la definición del ganador del próximo primero de julio.

Son las entidades en donde se puede dar el voto switcher entre los electores que están decepcionados o que buscan nuevas opciones en el espectro político. Y ese voto puede modificar el destino de estos comicios.

Son seis estados en los que se concentran 35.4 millones de votantes que representan 44.6 por ciento de la votación nacional. Es decir, uno de cada dos votos se emite ahí.

Pero no es un asunto estrictamente matemático. En cada una de esas seis entidades se están dando fenómenos políticos que podrían alterar las votaciones históricas y con ello modificar el resultado esperado.

A esto hay que agregar que estos comicios serán distintos por la influencia de los movimientos sociales y estudiantiles, como el #YoSoy132, que sin duda marcarán una diferencia en la intención de voto.

Datos de las encuestas más recientes indican que los indecisos podrían llegar a representar más de 20 por ciento, lo que podría inclinar la elección hacia cualquiera de los punteros. Sobre todo si se toma como válida la apreciación del presidente Felipe Calderón de que estamos frente a una elección de tercios.

Esta combinación de estrategias e indecisos podría dar algunas sorpresas en estados que tradicionalmente han sido priistas o panistas y que ahora pueden mostrar un nuevo color electoral.

Las estrategias

Los responsables de las campañas, así como los encargados del manejo territorial, están buscando la forma de captar más electores con estrategias que varían de acuerdo a la entidad federativa.

Por ejemplo, las brigadas de campaña del PRD y del Movimiento Regeneración Nacional saben que el Distrito Federal está ganado de calle. Miguel Mancera tiene una amplísima ventaja sobre sus tres rivales.

Por eso los operadores territoriales se están trasladando de la capital hacia el Estado de México. Buscan capitalizar el “voto azul” tradicionalmente panista para transformarlo en uno “amarillo” que se incline a favor de López Obrador.

En Puebla, la situación es diferente. Después del triunfo de Rafael Moreno Valle, surgido de la coalición PAN-PRD-Panal, el PRI parecería estar de capa caída.

Sería natural que la estela de corrupción que dejó el “Gober Precioso” Mario Marín afectara negativamente a los priistas y aumentara el voto panista a favor de la candidata Josefina Vázquez Mota.

Pero la disputa entre Elba Esther Gordillo y los panistas amenaza con desactivar la productiva alianza poblana y devolver el triunfo a los priistas mediante la operación territorial.

En Nuevo León, el apoyo de algunos empresarios a Andrés Manuel López Obrador ya marcó un hito que fortaleció la candidatura del tabasqueño en esa entidad. El cierre de campaña con lleno en la Macroplaza lo confirma.

Y en una entidad en la que el PRD no existía, la alianza con un PT que tiene presencia metropolitana será un factor decisivo para contar con lo que nunca se tuvo antes.

Además, los escándalos de corrupción en los que se ha involucrado al ex gobernador Natividad González Parás y al actual mandatario Rodrigo Medina han dañado al PRI. 

Y el PAN también ha tenido sus problemas, como el quesogate protagonizado por el hermano del alcalde de Monterrey Fernando Larrazabal.

Es así como un estado que tradicionalmente ha sido bipartidista –PAN y PRI–, ahora aportará una parte de su votación al líder de las izquierdas.

En Jalisco se prevé una contienda muy cerrada que dividirá sus votos entre los tres partidos. Con un gobernador panista como Emilio González Márquez, que ha sido tan polémico, los sufragios para los albiazules seguramente descenderán.

Además, la combinación de la elección federal con la local da una nueva dimensión a la confrontación. El avance de la candidatura de Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, viene quitándole espacios al puntero priista Aristóteles Sandoval.

Y como sucedió en Nuevo León, el apoyo de empresarios jaliscienses a Alfaro le redituará sufragios a López Obrador. Sobre todo porque el voto anti-PRI se concentrará en el Movimiento Ciudadano, ya que el abanderado panista Fernando Guzmán no termina de levantar.

En Veracruz, la violencia y la herencia de corrupción que dejó la administración de Fidel Herrera afectará al voto priista a pesar de que los tricolores conservan el poder con Javier Duarte como gobernador.

En esa entidad, donde han sido asesinados nueve periodistas, la ola de crímenes ha indignado a la sociedad, y se espera un voto de castigo que podría terminar beneficiando al PAN o al PRD.

La moneda está en el aire, y es muy posible que estas entidades sean las que terminen por dar la sorpresa e inclinar el fiel de la balanza en la elección presidencial.

EL DF ES LA FORTALEZA DEL PRD
Por Icela Lagunas

Distrito Federal
— Electores: 7,212,943
 Porcentaje del total de electores: 9.98%
 Últimos gobernantes:
> Marcelo Ebrard Casaubón (PRD)
> Andres M. López Obrador (PRD)
> Cuauhtémoc Cárdenas (PRD)
> Oscar Espinoza Villarreal (PRI)

El gobierno del Distrito Federal es uno de los objetivos más ambicionados por los partidos políticos. Y este interés no es fortuito. 

El DF es sede de los poderes federales Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Con 9 millones de habitantes, es la segunda entidad más poblada del país y la que registra un alto porcentaje de votación en todos los comicios.

Ahí tiene su fortaleza más importante el PRD, que ha logrado mantenerse en el poder durante 14 años. 

También ahí tiene AMLO su principal soporte de votos gracias a la red de protección social que tejió cuando fue jefe de Gobierno, y que después ampliaron Alejandro Encinas y Marcelo Ebrard.

En la capital, AMLO es apreciado como “el padre benefactor” de los adultos mayores de 68 años que reciben 900 pesos mensuales. 

Por medidas como ésta, se dice que López Obrador es populista, pero el programa le mantiene cautivo el voto de cerca de medio millón de adultos mayores.

A ellos se suman los familiares de esos adultos mayores, quienes invariablemente votan por el PRD.

El arraigo del PRD en el DF es claro. Lo saben el PRI y el PAN, que poco han podido hacer para cambiar las cosas. Por eso Beatriz Paredes no logró levantar la campaña, ni siquiera con el “Efecto Peña Nieto”, que era una amenaza para el perredismo.

Este escenario mantiene en los cuernos de la Luna al candidato de las izquierdas, Miguel Ángel Mancera, quien arrancó con una amplia ventaja. Se habla de 15 puntos que ni Paredes, ni Isabel Miranda, ni Rosario Guerra han podido remontar.

Lo que significa el DF

Este primero de julio, los ciudadanos del Distrito Federal votarán para elegir al jefe de Gobierno que sustituirá a Marcelo Ebrard Casaubón. 

Durante las elecciones locales de 2006, participó el 67.24 por ciento del electorado registrado en el padrón. Esa cifra supera el 58.55 por ciento del voto presidencial.

Y el voto del DF es determinante, no solo para elegir al próximo jefe de Gobierno, sino también a quien ocupará la Presidencia de la República a partir de diciembre.

Pero el peso del DF no se limita a su trascendencia electoral. La capital del país es un referente obigado en el contexto económico porque es una de las entidades que recibe más recursos de la federación.

En 2012, tan solo en el rubro de programas sociales, el DF obtuvo el cuarto presupuesto más alto de las 32 entidades del país, solo debajo del Estado de México, Chiapas y Veracruz, según consta en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

Aunque nada está dicho, la amplia ventaja que tiene el candidato de las izquierdas, Miguel Ángel Mancera, con respecto a Isabel Miranda, del PAN; Rosario Guerra, del Panal, y Beatriz Paredes, del PRI, hace pensar que el Partido de la Revolución Democrática mantendrá su aplastante poderío en la capital.

Se pronostica “carro completo” para las tribus del PRD. Tanto para la Jefatura de Gobierno como para las delegaciones y las diputaciones locales.

Y esto es resultado de la nula presencia del priismo en el DF, la decepción que ha provocado el PAN y la indiferencia que genera el Panal.

Aunque la disputa por el DF siempre desata una lucha feroz, esta vez el panorama parece estar bien definido.

AMLO GANA NUEVOS ADEPTOS EN NL 
Por Javier Estrada

Nuevo León
 Electores: 3,324,155
 Porcentaje del total de electores: 4.18%
 Últimos gobernantes:
> Rodrigo Medina (PRI)
> Natividad González Parás (PRI)
> Fernando Canales (PAN)
> Benjamín Clariond (PRI)

A diferencia de hace seis años, las condiciones políticas de Nuevo León han cambiado a favor de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En los comicios presidenciales de 2006, AMLO quedó en tercer lugar en el estado con 15.97 por ciento de la votación.

Felipe Calderón ocupó el primer lugar con 48.95 por ciento. Y el segundo puesto fue para el candidato del PRI, Roberto Madrazo, con 27.56 por ciento.

Pero este primero de julio, diversas coyunturas y actores pueden inclinar la votación a favor de López Obrador, aunque no sea el candidato que gane más sufragios en Nuevo León.

Y es que el PAN está fracturado luego de que la neocúpula se viera involucrada en escándalos de corrupción y repartiera las candidaturas entre sus miembros.

Esto ocasionó una ruptura con la vieja cúpula, formada por panistas de cepa que fueron desplazados por el grupo de Fernando Larrazabal, Raúl Gracia y Zeferino Salgado.

Por ejemplo, Fernando Canales Stelzer, hijo del primer gobernador panista de Nuevo León, renunció al partido en diciembre pasado.

Todo a raíz del quesogate, que involucró a Jonás Larrazabal, hermano del ex alcalde de Monterrey, en presuntos actos de corrupción con propietarios de casinos.

Ante la negativa de expulsar a Larrazabal del PAN, Canales Stelzer se unió a la campaña de AMLO a través de Despierta México y Morena.

Y lo mismo hizo Mauricio Sada, ex coordinador de la bancada panista en el Congreso local, quien se sumó al movimiento de AMLO.

Otra representante de la alcurnia empresarial regiomontana, Cristina Sada Salinas, no solo apoya a AMLO, sino que es candidata al Senado por el Movimiento Progresista.

El hoy candidato de las izquierdas se distanció de los empresarios regiomontanos en 2006, pero ahora trabaja de la mano de Alfonso Romo y Fernando Turner, quien se perfila para ocupar la Secretaría de Desarrollo Económico en caso de que Andrés Manuel gane la Presidencia.

Y ese deterioro no es sino el producto del pobre gobierno de Rodrigo Medina. Asfixiado por la herencia del endeudamiento y las corruptelas de su antecesor Natividad González Parás, la administración estatal naufraga en la desilusión ciudadana.

La tesorería y la obra pública son controladas por Humberto Medina Ainslie, el padre del gobernador al que se le acaban de descubrir dos fraccionamientos de lujo en San Antonio, Texas.

Y la cereza en el pastel es Felipe Enríquez, el compadre de Enrique Peña Nieto, un priista con un pasado de enriquecimiento ilícito que aspira a ser el presidente municipal de la capital nuevoleonesa. 

Al final, AMLO con Macroplaza llena; Peña Nieto no volvió.

OPERACIÓN EDOMEX: LA SORPRESA DE 2012
Por Armando Estrop

Estado de México
— Electores: 10,396,537
 Porcentaje del total de electores: 13.08%
 Últimos gobernantes:
> Eruviel Ávila, antes EPN (PRI)
> Arturo Montiel (PRI)
> Cesar Camacho Quiroz (PRI)
> Emilio Chuayffet (PRI)

El Estado de México es el bastión electoral por excelencia. Si bien siempre ha sido gobernado por el PRI, la lucha del tricolor y el PRD hoy está asentada en ese territorio.

Es la entidad con más distritos electorales: 40 en total. Y aunque se pudiera pensar que es un estado 100 por ciento priista, los números de la pasada elección presidencial demuestran lo contrario.

De acuerdo a las preferencias electorales, la lucha final será entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. Y medirán sus fuerzas en la cuna del priista: el Edomex.

En el Estado de México, la candidatura de López Obrador arrasó en 2006. Y si bien hoy los escenarios son distintos, los números de hace seis años plantean lo peleada que puede ser esta entidad el próximo primero de julio.

De acuerdo a los datos de 2006 del IFE, la alianza PRI-PVEM logró un millón 28 mil 848 votos. El candidato era Roberto Madrazo.

Pero el PRD, PT y Convergencia, con Andrés Manuel en las boletas, alcanzaron 2 millones 462 mil 614 votos. 

En cuanto a la elección de legisladores federales en 2006, no hubo una notable diferencia a favor del PRI. 

La alianza que hizo el tricolor con el Partido Verde obtuvo un millón 231 mil 867 votos. La  fórmula que encabezaba López Obrador recibió un millón 208 mil 931 votos. Sólo 22 mil 936 votos a favor del PRI.

Hay quienes piensan que con los cinco años de gobierno de Enrique Peña Nieto en el Estado de México, la tendencia pudiera cambiar. Sin embargo, el PRD no dejó de hacer campaña y de operar políticamente en los municipios de la entidad.

EDOMEX no es priista

En 2009, la elección de legisladores federales fue muy peleada con el PAN.

La diferencia entre el PRI y el PAN fue mínima. El albiazul recibió un millón 63 mil 931 votos; el PRI un millón 987 mil 235 y el PRD 799 mil 803. Este último sin contar los votos del PT y Convergencia, que siempre hacen alianza.

En 2011 no se pudo lograr una alianza entre el PAN y el PRD para vencer la hegemonía priista en el Estado de México.

Con base en los resultados, en los que el PRI sí logró un triunfo indiscutible, se puede ver que esa posible alianza sí hubiera hecho mella en la estructura creada por Peña Nieto durante su mandato.

Y es que el PRI obtuvo tres millones 18 mil 588 votos, seguido del PRD, PT y Convergencia con un millón 20 mil 857 y el PAN con 598 mil 45 votos.

Estos resultados son los que tranquilizan al priismo. Sin embargo, el PRD piensa que las elecciones presidenciales son un ejercicio diferente.

Además, ante el escenario ideal de que tiene ganado el GDF, el perredismo está operando en el Estado de México para apuntalar a Andrés Manuel López Obrador y llegar a los resultados de 2006.

La esperanza está fincada en la enorme diferencia de votos a favor que tuvo su candidato hace seis años y que nunca dejó de cultivar.

Por eso, aunque muchos aseguran que el Estado de México está con el PRI, la entidad podría dar una sorpresa el próximo primero de julio, tal como lo hizo hace seis años.

JALISCO, DE DERECHA A IZQUIERDA
Por Ángel Plascencia

Jalisco
— Electores: 5,260,991
 Porcentaje del total de electores: 6.62%
 Últimos gobernantes:
> Emilio González (PAN)
> Francisco Javier Ramírez (PAN)
> Alberto Cárdenas (PAN)
> Guillermo Cosío (PRI)

Por primera vez en la historia de Jalisco, el voto de un gran número de ciudadanos podría ser para un movimiento de izquierda.

Y es que Jalisco se convirtió en un laboratorio de la izquierda nacional.

Al inicio de las campañas el priista Aristóteles Sandoval era el indiscutible puntero. Pero va perdiendo terreno frente al avance de un movimiento de izquierda ciudadana respaldada por políticos y empresarios de distintas filiaciones.

Ellos apoyan al candidato del Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez.

A Andrés Manuel López Obrador no le importó echarse a cuestas el viejo pleito del PRD Jalisco con Alfaro, quien finalmente se subió a la candidatura sin el apoyo del perredismo local.

López Obrador sabía que al sumarse a la ola de Alfaro estaba ganando más de lo que nunca tuvo en un estado tradicionalmente panista.

En encuestas realizadas en universidades, como la que se hizo en ITESO, la tendencia de respaldo estudiantil a Alfaro  incide en un incremento del voto favorable a López Obrador con 43.36 por ciento de intención de voto y Alfaro con 85 por ciento.

A pesar de que Jalisco es un bastión panista, el candidato albiazul a la gubernatura, Fernando Guzmán Pérez, ya no figura entre los favoritos.

El voto azul que caracterizó al estado de la Perla Tapatía está cambiando debido a la desaprobación del mandato de Emilio González Márquez.

Por eso en el núcleo del PAN ha habido traiciones que han sido reportadas por el dirigente estatal Miguel Ángel Monraz Ibarra y el propio Guzmán Pérez.

Y es que es un secreto a voces que el gobernador panista abandonó a su candidato y ahora apoya a Enrique Alfaro Ramírez.

PUEBLA: DEJA DE SER DEL PRI 
Por Mario A. Mejía

Puebla 
— Electores: 3,915,969
 Porcentaje del total de electores: 4.93%
 Últimos gobernantes:
> Rafael Moreno Valle (PAN)
> Mario Marín Torres (PRI)
> Melquiades Morales (PRI)
> Manuel Barlett Díaz (PRI)

Durante décadas, Puebla fue priista.

En 1988, cuando Carlos Salinas naufragaba, el gobernador Mariano Piña Olaya puso en marcha una operación singular: rescatar al PRI y a su candidato a la Presidencia.

La Comisión Distrital Electoral del X Distrito, dependiente de la Comisión Federal Electoral, cuyo jefe era Manuel Bartlett, fue tomada abruptamente por elementos del Ejército.

El representante del Frente Democrático Nacional fue echado a la calle y ya no se le permitió la entrada a las sesiones.

Al interior se cocinó, a fuego lento, el fraude electoral.

Dos conocidos alquimistas se dieron a la tarea de modificar los números de las actas. Una por una.

Con el representante de Cuauhtémoc Cárdenas fuera de la escena, se cocinó ese platillo que redituó en los votos necesarios para que Salinas ganara.

Cuando los nuevos resultados fueron dados a conocer por Bartlett, los números ya eran otros: muy diferentes de los que fueron publicados en las casillas.

Otra elección complicada, la de 2006, fue resuelta en una habitación del Fiesta Americana de Puebla.

Manuel Espino, dirigente nacional del PAN, y Mario Marín Torres, huésped de la residencia oficial del gobierno poblano, acordaron que la plaza sería para Calderón.

Y así ocurrió.

Marín se ganó la exoneración por el caso Lydia Cacho y Calderón llegó a Los Pinos.

Los comicios locales de 2010 fueron inéditos: el PRI perdió por primera vez su hegemonía ante una coalición integrada por el PAN, el PRD, Nueva Alianza y Convergencia, que tuvo como candidato a Rafael Moreno Valle.

El voto mayoritario lo tuvo Acción Nacional, aunque el apoyo de Elba Esther Gordillo y su partido fue crucial, sobre todo en el tema de la operación electoral y la cobertura de las casillas.

Hoy por hoy la operación real está en manos de los opositores a López Obrador.

Y no parece que haya forma de revertirla.

La ciudad de Puebla es panista por excelencia, aunque el PRI cuenta con un voto duro implacable que le ha hecho ganar en varias ocasiones las elecciones municipales.

El PRD tiene su coto de poder en Izúcar de Matamoros.

Y salvo Atlixco, Tehuacán y San Martín, el resto del estado es territorio priísta.

La elección que viene es clave para quien aspire a gobernar el país.

Y aunque hasta el momento la mayoría de las encuestas da como triunfador a Andrés Manuel López Obrador, es previsible un final cerrado y de tres: Enrique Peña Nieto, Josefina Vázquez Mota y el candidato de las Izquierdas.

La mayoría de las encuestas, que solo han medido las áreas rurales y urbanas de Puebla, arrojan que López Obrador está por encima cuando menos cinco puntos de Vázquez Mota y Peña Nieto.

No obstante, fuentes cercanas a las dirigencias nacionales de los distintos partidos prevén un triunfo apretado del candidato del PRI debido a la operación electoral instrumentada por el gobierno de Rafael Moreno Valle, a quien López Obrador señaló recientemente como integrante informal de un club de gobernadores priistas que trabaja con todo para que Peña Nieto gane la Presidencia.

La reacción del gobernador, cuentan las fuentes consultadas, fue brutal.

Y es que hasta antes del mitin lopezobradorista no se había metido de lleno en la campaña, cosa que algunos operadores de AMLO incluso habían reconocido.

Hoy las cosas son distintas: el tigre está herido y busca cobrar con sangre las afrentas.

VERACRUZ: GOBIERNO DE COALICIÓN
Por Cristina López Santillán 

Veracruz
— Electores: 5,330,347
 Porcentaje del total de electores: 6.71%
 Últimos gobernantes:
> Javier Duarte de Ochoa (PRI)
> Fidel Herrera Beltrán (PRI)
> Miguel Alemán Velasco (PRI)
> Patricio Chirinos Calero (PRI)

A nueve días de la elección presidencial nada está dicho. Las diferencias entre los resultados emitidos por las distintas encuestas anuncian una votación de suspenso.

Bajo este panorama, el próximo presidente será catapultado desde las entidades claves del país, una de ellas es Veracruz.

Este estado cuenta con una lista nominal que asciende a 5 millones 330 mil 347 ciudadanos. Representa 6.7 por ciento de la lista nominal de todo el país, siendo la tercera entidad con mayor aportación de votantes.

La fuerza del priismo en el estado queda en evidencia tras la pelea por la gubernatura en 2010. Tras una elección que se imaginaba “holgada”, Javier Duarte de Ochoa ganó por apenas 2.7 puntos porcentuales a su contrincante panista Miguel Ángel Yunes.

El candidato perdedor decidió dar pelea e inició un conflicto postelectoral. Acusó a Duarte de actos anticipados de campaña y de recibir apoyo por parte de su antecesor. No consiguió rebatir los resultados. Además, culpó a Fidel Herrera de recibir financiamiento ilícito por parte del empresario Francisco Colorado, presuntamente relacionado con el narcotráfico.

Llegó Javier Duarte y tomó el poder. La salida de Fidel y el inicio de su gobierno supuso la quiebra del estado político veracruzano. Duarte decidió crear un gobierno de coalición nacional.

Con gente de todos los partidos conformó su gobierno: Gerardo Buganza, expanista en la Secretaría de Gobierno; Erik Porres, panista, en la Secretaría de Desarrollo Económico; Tomás Ruiz, quien fuera presidente del Partido Nueva Alianza en la Secretaría de Finanzas y Planeación.

La fuerza de Yunes quedó enterrada. Duarte supo manejar la situación y evitó, además, tenerlo de enemigo.

Veracruz se consolidó como un estado fuerte. Por ello, los hechos que allí han sucedido, sobre todo lo que a asesinatos de periodistas y presencia del narcotráfico se re ere, ponen en juego la estabilidad en un estado que pareciera haber decidido ya su voto a favor del PRI.

Según datos ofrecidos por la encuestadora Buendía & Laredo, hasta el día de ayer, la preferencia efectiva de los veracruzanos respecto al PRI asciende a 45 por ciento, 13 puntos más que la intención de voto por la candidata panista y 22 puntos de ventaja sobre AMLO.

Sin duda, quien esté detrás de los asesinatos sabe que ningún gobernador, por muy buen trabajo que haya realizado, puede con el peso del miedo de la gente.

Pero en México todo puede pasar. Quizá ahora los días de violencia y muerte acaben, no olvidemos que el gobierno de Javier Duarte ha recibido y agradecido la ayuda y la estrategia planteada por el Comandante en Jefe, respecto a la lucha contra el crimen organizado. Tal vez de pronto vuelva la paz.


Notas relacionadas

Jun 30, 2013
Lectura 3 min

ELECCIONES2012

Más spots 
que anuncios

Adriana Lusthoff


Jun 30, 2013 Lectura 3 min

Abr 24, 2013
Lectura 7 min

ELECCIONES2012

¿Hasta dónde llega el IEPC?

Ángel Plascencia


Abr 24, 2013 Lectura 7 min

Ene 28, 2013
Lectura 2 min

ELECCIONES2012

‘A dónde vamos a llegar’

Indigo Staff


Ene 28, 2013 Lectura 2 min

Ene 21, 2013
Lectura 4 min

ELECCIONES2012

Monex llega hasta Los Pinos

Indigo Staff


Ene 21, 2013 Lectura 4 min

Comentarios