Una de las ciudades más pacíficas del país quedó marcada por un suceso que ha despertado conciencias y provocado rabia entre sus habitantes.

Y es que aunque muchos se han empeñado en minimizar los hechos y convertirlos en una riña entre partidos, la comunidad empieza a alzar la voz para denunciar lo que realmente ocurrió cuando un grupo de ciudadanos protestaba por una obra pública que está en proceso en la Glorieta de la Paz.

Uno de ellos es David Sosa Solís, un arquitecto que estuvo presente en la manifestación. Él recibió golpes en varias partes del cuerpo y fue sometido a una reconstrucción de nariz.

“En todo momento trataron de minimizar los sucesos diciendo que era una lucha entre PAN y PRI, cuando la gran mayoría de los ciudadanos que estábamos ahí presentes éramos totalmente apartidistas”, denuncia ante las cámaras de Reporte Indigo.

Sosa Solís está indignado, ya no por la obra que está en construcción, sino por la represión de un derecho fundamental: la libertad de expresión.

“A todas luces hubo una coordinación, hubo una planeación. Porros, policías y funcionarios municipales y estatales recibieron órdenes. Algunos de vigilar, otros de organizar, otros de planear y otros de golpear”, explica.

Patricia McCarthy, quien también participó en la protesta como parte del Frente Cívico Familiar, señala que lo que más le enoja ahora es el autoritarismo.

“Volvemos a que las autoridades y los partidos no entienden lo que verdaderamente es la democracia. No entienden que la democracia implica diálogo, implica consulta, implica generación de consensos”, afirma.

En un principio, las autoridades negaron que se hubieran registrado hechos violentos en la famosa Glorieta de la Paz. Sin embargo, los videos y fotos que circularon a través de las redes sociales evidenciaron lo contrario.

Además, muchos de los agredidos ya identificaron al responsable de organizar la represión.

“El líder de los porros, fotografiado y filmado, resultó ser empleado del Ayuntamiento. Resultó aparecer en fotografías con la propia alcaldesa en eventos públicos. El vínculo estuvo totalmente expuesto”, comenta el arquitecto David Sosa Solís.

Pero todo hecho negativo tiene su lado positivo. En este caso, el enfrentamiento ha despertado la conciencia de muchos ciudadanos, quienes ya denunciaron formalmente a los agresores y están movilizando a la sociedad para que se manifieste y así evitar la impunidad.

Patricia McCarthy cuestiona: “Si éste es el nuevo PRI, ¿qué nos puede esperar en el 2012?”.

 

 

comments powered by Disqus