Hace una semana, Reporte Indigo informó que existe un distanciamiento entre el ex mandatario Vicente Fox y el presidente Felipe Calderón.

Revelamos que Fox asesora a Enrique Peña Nieto, el precandidato del PRI a la Presidencia.

Señalamos también que la gente cercana al ex mandatario afirma que, en represalia, el gobierno calderonista reavivó la averiguación previa contra Fox y su familia por actos de corrupción, la cual había permanecido archivada durante cinco años.

Ahora sabemos que las investigaciones también están dirigidas a la Fundación Vamos México que dirige la ex primera dama Marta Sahagún.

Esta semana, y luego de nuevos encuentros con Peña Nieto, Vicente Fox abrió su juego político e inició una guerra abierta contra el gobierno de Calderón y sus principales políticas.

En entrevista con Grupo Informativo Así Sucede, de Querétaro, Fox afirmó que sí ofrece asesoría a Peña Nieto y a sus colaboradores a través del Centro Fox.

Señaló que la guerra contra el narcotráfico de Calderón no ha servido y criticó la política de la administración actual de “estás conmigo o estás contra mí”, en clara alusión a su propio caso.

Definió a Peña Nieto como el representante de una “nueva generación” de priistas. Y afirmó que votará por el candidato que ofrezca una estrategia distinta contra el narcotráfico, aunque no sea del PAN.

Sobre las investigaciones abiertas del gobierno federal en su contra, dijo: “Yo no voy a hacer cesiones de mi libertad de ninguna manera. Como dijo Franklin, aquel que cede su libertad, ni va a tener seguridad, ni va a tener libertad, ni va a tener justicia”.

Éste es el primer capítulo de una guerra que tendrá consecuencias incalculables en las elecciones presidenciales del 1 de julio.

LOS ‘CLIENTES’ DEL CENTRO FOX

Las investigaciones que el gobierno de Felipe Calderón reabrió contra el ex presidente Vicente Fox y su familia, en pleno proceso electoral, no sólo comprenden las acusaciones de enriquecimiento ilícito.

De acuerdo a información recabada por Reporte Indigo, también incluyen las presuntas irregularidades cometidas por la Fundación Vamos México que preside la ex primera dama Marta Sahagún.

La nueva información de la Procuraduría General de la República (PGR) revela que no sólo ha girado citatorios para que declaren el empresario Miguel Moreno, quien denunció el tráfico de influencias de Marta Sahagún, y el empresario Gonzalo Bustamante, uno de los presuntos artífices de los actos de corrupción, sino que también se ha citado a personal directivo que trabajó en la Fundación Vamos México.

El pasado 5 de febrero, cuando Vicente Fox acudió a votar en el proceso interno del Partido Acción Nacional para elegir a sus candidatos, se presentó sin su esposa. Ahí afirmó públicamente que ella no había ido porque en el PAN no la quieren, y que ya no quiso renovar su militancia.

Eso refleja el distanciamiento de los Fox con el PAN y con el presidente Felipe Calderón, quien abiertamente maneja los designios del partido. El grado de desencanto es mayúsculo.

La semana pasada, Reporte Indigo señaló que Fox no es bien visto por el gobierno calderonista. Y que eso derivó en un acercamiento del ex presidente con el PRI, particularmente con Enrique Peña Nieto desde que era gobernador del Estado de México.

Desde agosto del año pasado, Fox asesora a Peña Nieto en su campaña por la Presidencia de la República, un hecho antinatural si se toma en cuenta que el guanajuatense fue el primer presidente panista de México y que su lema de campaña se basó en “sacar al PRI de Los Pinos”.

comments powered by Disqus