Cerca de ahí, Marcelo Ebrard rindió su Quinto Informe de Gobierno.

Por eso la zona estaba sitiada por policías preventivos de la Secretaría de Seguridad Pública local.

Pero, aun así, Polanco fue escenario de dos balaceras protagonizadas por hombres vestidos con uniformes de la Policía Federal.

Ambos hechos ocurrieron el mismo día, con cinco horas de diferencia. Los dos en la zona de Polanco y Chapultepec, a unas cuadras del Auditorio Nacional, donde el jefe de Gobierno presumía los logros de su administración en el rubro de seguridad.

Curiosamente, ambos actos violentos, el primero ocurrido en Lomas de Chapultepec alrededor de las cinco de la tarde y el segundo registrado cerca de  las diez de la noche en Polanco, tienen en común la sospecha de la presunta intervención de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública federal.

Las autoridades locales y testigos han destacado la participación de hombres que portaban el uniforme de la Policía Federal.

Sin embargo, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) no se atrevió a señalar a los muchachos de Genaro García Luna.

Así, la “burbuja” que parecía blindar al Distrito Federal de la violencia en espacios públicos, se rompió. Los tiroteos ocurrieron en plena calle, muy cerca de un conocido spa, un colegio privado y un restaurante.

En un intento por minimizar los hechos y continuar con el discurso de que el Distrito Federal es ajeno a episodios violentos como los que ocurren en otros estados del país, el procurador de Justicia capitalino, Miguel Ángel Mancera, salió a decir que el segundo evento se debió a que fue asaltado un restaurante.

Más tarde rectificó y habló de un ajuste de cuentas entre bandas rivales dedicadas al robo de vehículos en la capital.

No obstante, a pesar de que las autoridades del GDF insisten en hablar de delincuencia del fuero común, un grupo del Ejército Mexicano fue visto levantando información del tiroteo ocurrido en Polanco.

LA ZONA CON MÁS POLICÍAS

En la tarde del miércoles, se vivió un caos en la zona de Polanco y sus alrededores.

Elementos de la SSP capitalina hicieron cortes a la circulación para desahogar Reforma a la altura del Auditorio Nacional.

Ahí, Marcelo Ebrard ofrecería el quinto y tal vez último informe de actividades, ya que busca la candidatura presidencial para 2012.

Desde el mediodía, cientos de ciudadanos arribaron al recinto en autobuses. Los invitados especiales, que llegaron en sus vehículos particulares, saturaron las vialidades mientras sus escoltas los esperaban en las calles cercanas.

Alrededor de las dos de la tarde, el jefe de Gobierno inició su discurso. Al cabo de dos horas, la gente empezó a salir del Auditorio, lo cual trastocó el tránsito en Reforma.

A unas cuadras de ahí, aproximadamente a las 17:00 horas, el conductor de un automóvil Honda Civic fue baleado por un grupo de hombres que viajaban en una camioneta Chevy con placas MEF 2843 del Estado de México.

Los transeúntes corrieron en busca de refugio.

La Policía Preventiva asegura que los agresores viajaban en una camioneta rotulada con la leyenda "Tintorería, servicio a domicilio", pero no portaba razón social.

Los primeros testigos dicen que en dicha camioneta viajaban cuatro hombres uniformados, pero no dan más detalles sobre la vestimenta.

Los agresores dispararon en ocho ocasiones contra el conductor de un vehículo Honda, pero resultó ileso.

Quedaron huellas de impactos de bala en diversos establecimientos comerciales, así como en la estructura de un puente peatonal de la zona.

De inmediato, la Policía Preventiva inició un operativo que no prosperó. Los hombres armados lograron darse a la fuga.

Después se supo que la camioneta blanca había sido abandonada en la esquina de avenida Prado Norte y Monte Himalaya.