Los grandes perdedores del estado de concurso mercantil en el que se encuentra Mexicana de Aviación son los 8 mil 500 trabajadores que laboraban en la empresa.

Además la marca comercial de la aerolínea, que al momento es el único que valor existente, cada vez se devalúa más.

La realidad es que quienes eran antes de dueños de la empresa hicieron muchas “transas” fiscales previas al concurso mercantil. Al día de hoy no existe ni un solo activo que pueda tener suficiente valor para responder por el monto de pasivos.

Lo que hicieron los abogados de los ex dueños fue dejar solamente el cascarón; no hay aviones, los slots en el aeropuerto son rentados. Es decir, de manera descarada dejaron a la empresa en quiebra.

Además, varias instancias de gobierno también han contribuido. ¿qué han hecho las autoridades del SAT y de la Procuraduría Fiscal en contra de los anteriores dueños? Nada, y eso inverosímil.