MICHELLE BACHMANN

Congresista por Minnesota

55 años

Esta mujer se está perfilando como la versión 2012, corregida y aumentada, de Sarah Palin, con la ventaja de que Michelle Bachmann tiene un poco más de roce político que la ex gobernadora de Alaska.

La congresista por Minnesota desde 2006 es una feroz crítica del presidente Barack Obama y de las políticas demócratas. Está a favor de un Estado limitado y contra un gobierno robusto; está totalmente en contra del alza de impuestos; ha vapuleado la reforma al sistema de salud de Obama y recientemente votó contra el incremento del techo de deuda del gobierno estadounidense.

Además, es una de las figuras consentidas del movimiento conservador denominado Tea Party, grupo que ella fundó en la Cámara de Representantes. Por su discurso, tiene una imagen de ultraconservadora, lo cual es un arma de doble filo. Por un lado, la coloca entre los favoritos del movimiento conservador, que parece estar creciendo dentro y fuera del Partido Republicano; pero, por el otro, puede hacer que pierda a los votantes independientes, que históricamente se inclinan hacia el centro, no a los extremos.

Bachmann ha empezado con el pie derecho su campaña para ganar la candidatura de su partido. En la consulta informal no vinculante de Iowa, que sirve como calentamiento para medir la popularidad de los contendientes republicanos, Bachmann se llevó una ajustada victoria: 29 por ciento para ella, 28 por ciento para Ron Paul y apenas 14 por ciento para Tim Pawlenty, quien decidió abandonar la carrera.

Los ejes de campaña de la congresista, según la información de su sitio web oficial, incluyen: restaurar la economía y crear millones de nuevos empleos; total rechazo al “Obamacare” (el término despectivo que usan los republicanos para referirse a la reforma de salud del presidente) y sus "mandatos inconstitucionales"; reducir la deuda estadounidense a través de "profundos recortes"; "fortalecer a la familia y defender el matrimonio"; "reconstruir el respeto a Estados Unidos como a la ciudad brillante en una colina".

Estos dos últimos puntos, la defensa del matrimonio y recuperar la grandeza perdida de EU, han seducido a los sectores más conservadores y han catapultado la popularidad de la congresista Michelle Machmann.

En su sitio no hay una sola referencia al tema de la inmigración.

RICK PERRY

Gobernador de Texas

61 años

La candidatura de Rick Perry quizá es la más interesante de todas las que se han presentado hasta ahora en el Partido Republicano. Perry tiene la sonrisa y el carisma del texano sureño, lo que hace recordar el estilo de un ex gobernador de Texas que llegó a ser presidente de EU: George W. Bush.

Aunque militan en el mismo partido, Perry no es muy bien visto por la dinastía política de los Bush, y eso podría costarle caro a la hora de ganar adeptos en el establishment del Partido Republicano.

Pero a pesar de las diferencias con los Bush, el actual gobernador del estado de Texas tiene cualidades que podrían atraer a la mayor cantidad de republicanos: su espectro ideológico comprende desde el discurso político-evangélico hasta el conservadurismo fiscal.

Su lema de campaña refleja el tono que tendrá su discurso desde la oposición: "¡Es tiempo de poner a trabajar a Norteamérica de nuevo!". Y es que Perry se presenta como el candidato creador de empleos y como un campeón en los recortes presupuestales. En su sitio web oficial, presume que, como gobernador, "instauró un rumbo conservador fiscalmente responsable", que "insistió en no crear nuevos impuestos" y que ha "trabajado con legisladores para recortar el gasto en unos 15 mil millones de dólares".

El equipo de campaña de Perry quiere vender la idea de un candidato con reconocido trabajo en cuanto a reformas conservadoras, pero, al mismo tiempo,con una visión basada en "más libertades, seguridad y prosperidad".