FERNANDO LARRAZABAL

DIEZ RAZONES

PARA NO SER ‘LICENCIADO’

1. La investigación está en manos de la Procuraduría de Justicia del Estado, y no del Municipio. La función del alcalde no interfiere con la investigación. Son dos entidades distintas, incluso manejadas por dos partidos distintos.

2. Hasta hoy, la Procuraduría de Justicia del Estado no tiene ni testimonio, ni evidencia, ni denuncia o prueba alguna que involucre de manera directa al alcalde Fernando Larrazabal en algún delito.

3. Si se dieran por comprobados los supuestos sobornos a Jonás Larrazabal, éstos ni tuvieron el efecto ni lograron el objetivo que se buscaba. El Municipio no protegió al Casino Red y sí, en cambio, lo mantuvo siempre clausurado.

4. Es un hecho que hasta hoy no se ha citado a Sergio Gil, el dueño del Casino Red, donde presuntamente se entregó el dinero a Jonás Larrazabal. ¿Por qué, si todos saben que fue cesado como funcionario público hace años por corrupción? Si se presume de un corrompido, también hay que arraigar al corruptor.

5. ¿Por qué ni la Procuraduría de Justicia ni los medios de comunicación se preguntan quién es Sergio Gil y cómo es que amasó una fortuna de millones de dólares en unos cuantos años, luego de que se le despidió como mediocre funcionario municipal? ¿Cuál fue su despegue como socio del “Zar de los Casinos”?

6. ¿Cómo dar credibilidad absoluta a videos grabados por el dueño del Casino Red y filtrados a un medio, cuando los jefes de relaciones públicas, tanto de Juan José Rojas Cardona como de Sergio Gil son ex directivos o ex reporteros del medio al que fueron filtrados esos videos?

7. Está claro que existe una operación político-mediática para sacar a Fernando Larrazabal de la carrera por la gubernatura de Nuevo León para dejar el camino libre a su grupo político rival dentro del PAN.

8. Aceptar que el alcalde Fernando Larrazabal pida licencia es mostrarle al crimen organizado la manera de quitar del camino a los políticos que estorban a los operadores de los giros negros.

9. Pedir licencia es un reconocimiento de facto de que se cometió un ilícito, sin que hasta el momento obre alguna acusación formal. Todo está fincado en comentarios y supuestos. Con base en la misma premisa, otros políticos estatales y federales también deben pedir licencia.

10. Al final del día, lo que se asoma es una disputa política entre la vieja y la nueva cúpula del PAN en Nuevo León, mezclada con los intereses muy particulares de despachos de abogados y medios de comunicación, que tendrá efectos no sólo en el futuro del estado, sino en la sucesión presidencial de 2012.

 

comments powered by Disqus