¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

VOTO

2018: la jauja electoral

Imelda García

El próximo año, los partidos políticos recibirán la bolsa de recursos más grande de su historia, a pesar de que se ha anunciado que habrá un nuevo recorte presupuestal federal.

El 2018 se prevé como un año complicado para las finanzas del país; aun así, los partidos políticos recibirán 6 mil 788 millones de pesos para sus actividades.

Esto ocurre sin importar que ha habido múltiples iniciativas en el Congreso para bajar o de plano eliminar el financiamiento público a los partidos.


Ago 17, 2017
Lectura 9 min
portada post

Pedro Kumamoto, diputado del Congreso de Jalisco, y Manuel Clouthier, diputado federal independiente, propusieron para que el financiamiento se asignara con base en el número de votos válidos en una elección y no de electores de la lista nominal

Los senadores panistas Ernesto Cordero, Roberto Gil y Jorge Lavalle también presentaron una iniciativa, para que se otorgara financiamiento público a los partidos solamente para campañas electorales

Durante la actual Legislatura se han presentado 17 iniciativas para disminuir el financiamiento a los partidos políticos, ninguna ha avanzado

Mientras que se anunció un recorte presupuestal para el 2018, el INE aprobó más de 6 mmdp a los nueve partidos con registro nacional, solo para la elección federal

El próximo año, los partidos políticos recibirán la bolsa de recursos más grande de su historia, a pesar de que se ha anunciado que habrá un nuevo recorte presupuestal federal.

El 2018 se prevé como un año complicado para las finanzas del país; aun así, los partidos políticos recibirán 6 mil 788 millones de pesos para sus actividades.

Esto ocurre sin importar que ha habido múltiples iniciativas en el Congreso para bajar o de plano eliminar el financiamiento público a los partidos.

Aunque el dinero lo reparte el Instituto Nacional Electoral (INE), lo cierto es que la fórmula vigente para asignarlo se encuentra establecida en la propia Constitución Política mexicana desde 1996.

Esta situación solo puede ser modificada por los propios partidos, beneficiarios de los miles de millones de pesos del erario.

En el discurso, todos defienden la austeridad; en los hechos, no han aprobado una sola iniciativa que permita ahorros en el sistema político mexicano.

¿Cuál crisis?

En una reunión con un grupo de diputados del PRI, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, anunció esta semana que vendrá un recorte de 80 mil millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el siguiente año.

No es una cantidad menor. 80 mil millones de pesos representan casi todo el presupuesto -84 mil millones de pesos- que fue asignado en 2017.

Es previsible que el impacto del recorte sacuda a todos los órdenes de gobierno; a todos, menos a los partidos políticos.

Esta semana, la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE aprobó el monto de recursos que recibirán los partidos en el 2018, año de elección federal.

A los nueve partidos con registro nacional –PRI, PAN, PRD, Morena, PVEM, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, PES y PT- se les entregarán 6 mil 788 millones de pesos para el año que entra; de ellos, 4 mil 296 millones serán para sus actividades ordinarias y 2 mil 148 millones para sus gastos de campaña.

Esto es solo para la elección federal –la elección de presidente de la República, 128 senadores y 500 diputados federales-, por lo que a ese monto se sumará el que cada estado dé a los partidos para el proceso estatal.

El INE dará al PRI mil 689.5 millones de pesos; al PAN, mil 281.1 millones; al PRD, 773 millones; y a Morena, 649 millones de pesos.

Al PVEM se le entregarán 578.2 millones de pesos; a Movimiento Ciudadano, 537 millones; a Nueva Alianza, 419.1 millones; al PES, 398.3 millones; y al PT, 376.7 millones de pesos.

Los candidatos más marginados serán los independientes, que contarán con una bolsa de recursos por apenas 42 millones de pesos, a repartir entre quienes sean candidatos a la Presidencia de la República, a senadores y a diputados federales.

Aunque toda la carga política de la asignación de recursos a los partidos recae en el INE, lo cierto es que el Instituto hace el cálculo del dinero que debe entregar basado en el artículo 41 Constitución mexicana.

“El financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes se fijará anualmente, multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el sesenta y cinco por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización. El treinta por ciento de la cantidad que resulte de acuerdo a lo señalado anteriormente, se distribuirá entre los partidos políticos en forma igualitaria y el setenta por ciento restante de acuerdo con el porcentaje de votos que hubieren obtenido en la elección de diputados inmediata anterior”, expone el artículo constitucional.

El poder de cambiar la fórmula para el reparto del dinero público está en el Congreso de la Unión. ¿Y quiénes forman parte de él? Diputados y senadores que llegaron ahí de la mano de los partidos políticos. ¿Conflicto de interés?

El reparto

Para las próximas elecciones federales, el INE repartirá el presupuesto de la siguiente manera:

Partido               Millones de pesos

PRI                       1,689.5

PAN                      1,281.1

PRD                      773

Morena                  649

PVEM                    578.2

MC                        537

Nueva Alianza      419.1

PES                      398.3

PT                        376.7

Independiente 42

Congelan propuestas

El evidente conflicto de interés de los legisladores a la hora de revisar las iniciativas para disminuir el financiamiento de los partidos políticos ha provocado que no prospere ninguna propuesta para cambiar esta situación.

Durante la actual Legislatura (63) se han presentado 17 iniciativas para disminuir el financiamiento a los partidos políticos. Ninguna de ellas ha logrado avanzar en su camino legislativo.

El caso más emblemático fue el de la propuesta de Pedro Kumamoto, diputado del Congreso de Jalisco, quien junto al diputado federal independiente Manuel Clouthier, presentaron una propuesta para que el financiamiento se asignara con base en el número de votos válidos en una elección y no de electores de la lista nominal, como está ahora.

Esto reduciría en un 50 por ciento el dinero público que se entrega a los partidos políticos; la iniciativa fue conocida como #SinVotoNoHayDinero.

La propuesta fue estudiada en la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, presidida por el perredista Guadalupe Acosta Naranjo; sin embargo, al momento de la votación, en abril pasado, los diputados hicieron vacío y no se logró el quórum, por lo que quedó pendiente.

Otra propuesta fue la del senador panista Francisco Búrquez Valenzuela, quien en febrero pasado presentó una iniciativa para eliminar totalmente el financiamiento público a los partidos políticos.

“Resulta impostergable realizar las modificaciones propuestas que obliguen a los partidos a buscar su propia fuente de financiamiento, a ser competitivos electoralmente con buenos programas, talento e inteligencia. Lo anterior permitirá que los partidos políticos echen mano para desarrollar sus actividades mediante el voluntariado y no a través de una costosa burocracia política con cargo a los bolsillos de las familias mexicanas”, argumentó Búrquez en su propuesta.

La iniciativa fue turnada a comisiones en el Senado, donde duerme el sueño de los justos desde febrero.

No son las únicas propuestas. En esta Legislatura se han presentado otras iniciativas que no han logrado avanzar en su camino legislativo.

Los senadores panistas Ernesto Cordero, Roberto Gil y Jorge Lavalle también presentaron una iniciativa, en febrero pasado, para que se otorgara financiamiento público a los partidos solamente para campañas electorales. No ha sido siquiera analizada en comisiones.

En marzo del 2016, varios senadores priistas –entre ellos Carlos Romero Deschamps- propusieron que la fórmula de asignación de recursos disminuyera el porcentaje en 5 puntos. Tampoco ha sido tratada en comisiones de la Cámara alta.

En octubre del 2015, el diputado perredista Agustín Basave propuso que a la hora de asignar recursos a los partidos se tomara en cuenta también el número de votos nulos. La idea fue desechada en comisiones en agosto del 2016.

Otros congresistas han presentado propuestas para disminuir los porcentajes que se indican en la fórmula de reparto de recursos o reducir el porcentaje de financiamiento público que pueden recibir los partidos.

Los diputados del PVEM presentaron una propuesta para disminuir el financiamiento de los partidos solo si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impone un arancel a las remesas.

El dinero ahorrado de lo que se quitaría a los partidos debería ser entregado a las familias que dejaran de recibir dinero de sus familiares en EU. Tampoco ha sido estudiada en comisiones.

Presupuesto histórico

¿Qué podría hacerse con un monto de 6 mil 788 millones de pesos?

>> 2,259

Escuelas primarias con aulas didácticas, plaza cívica, sanitarios y cancha deportiva

>> 20

Centros de salud para personas con discapacidad visual

>> 11.7

Millones de adultos mayores podrían recibir una pensión de 580 pesos mensuales

Continúa leyendo:

Nuevo recorte para 2018 por Carlos Salazar

¿Para qué alcanza el gasto de los partidos? Por Rubén Zermeño


Notas relacionadas

Sep 13, 2017
Lectura 5 min

VOTO

En duda en NL Frente Amplio

Jesús Padilla


Sep 13, 2017 Lectura 5 min

Ago 29, 2017
Lectura 2 min

Ago 28, 2017
Lectura 5 min

Ago 17, 2017
Lectura 3 min

VOTO

¿Para qué alcanza el gasto de los partidos?

Rubén Zermeño


Ago 17, 2017 Lectura 3 min

Comentarios