JALISCO: El laboratorio de la izquierda