DE LA MADRID, EL FICORCA, EL SILENCIO Y LA SUMISIÓN