¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

No me llames MILF

María Alesandra Pámanes

Ni firmes, ni duras, ni con mucha agua… mucho menos con etiquetas como ‘MILF’. Ahoras las mujeres quieren ser distinguidas como WHIP (sexies, inteligentes y en su mejor momento, en inglés)


Sep 11, 2017
Lectura 4 min
portada post

En los memes les llaman feminazis, luchonas y hasta se les considera ridículas. Pero, ha llegado el momento en que las mujeres dejan las etiquetas y adjetivos ofensivos para utilizarlos de una manera empoderadora.

Tal vez estás familiarizado con el término anglosajón MILF, que en inglés significa Mother I’d Like to Fuck (Mamá quiero tener sexo), el cual se ha aplicado a mujeres que son madres y que resultan atractivas, o bien, a féminas mayores que tienen sex appeal porque están “bien conservadas”.

Para algunas, eso es un cumplido, pero para otras resulta una calificación sumamente ofensiva y hasta discriminativa. Por ello, la escritora británica Bibi Lynch creó el nuevo término WHIP, el cual se podría traducir como Women who are Hot, Intelligent and in their Prime).

En español, eso significa mujeres que son sexies, inteligentes y que están en su mejor momento. De hecho, a las celebridades que antes se les llamaba cougars, tales como Madonna, Jennifer Aniston (cuando anduvo con John Mayer) y Courtney Cox (cuando estuvo casada con David Arquette), ahora se les distingue como WHIPS.

“Con la palabra cougar, los hombres son como una presa, WHIP se siente más divertido, más inteligente y hasta más sexy”

- Bibi Lynch

Escritora

Y es que para algunas mujeres el ser llamadas MILF en lugar de ser un detalle galante, el adjetivo llegó a transformarse en una forma verbal más de acoso sexual.

Algunos hombres utilizaban el término MILF para sugerir una invitación para tener relaciones sexuales o para burlarse de ellas en el caso de que fueran mayores que ellos.

Como dice Lynch, “con la palabra cougar, los hombres son la presa, WHIP se siente más divertido, más inteligente y hasta más sexy”.

Etiquetas para todos

Hoy el mundo –sobre todo la Red– se encarga de ponerle etiquetas a todo sector de la población que forme una comunidad. Por ejemplo, los DINKS (Double Income No Kids), que en español se traduce como “Doble Ingreso No Hijos”, las PANKS, (Professional Aunts No Kids), cuya traducción es Tías Profesionistas Sin Hijos, y para los que se rehúsan a los acrónimos, los PEEN, que en español significa Personas Energéticas, Empáticas y sin necesidad de objetivar acrónimos.

El porno no perdona

A pesar de que se busca eliminar los estereotipos y cualquier otro tipo de etiquetas al implementar y volver mainstream al término WHIP (cuyo significado en inglés es látigo), lo cierto es que Internet es un tren que no se detiene y ya hay sitios de contenido pornográfico que publican fotografías y videos con la WHIP.

En ellos aparecen mujeres que en la trama sexual de los videos, por ejemplo, se dicen empoderadas y en su mejor momento, como la descripción de las WHIP.

Más agresivo

Lynch, junto con miles de personas, han expresado en la Red que el término sugar daddy (aplicado a cuando un hombre mayor tiene una relación con una mujer mucho menor que él), no se utiliza de manera despectiva, ofensiva o hasta acosadora, como sucede con cougar, por ejemplo.

Contrario al término ‘sugar daddy’ (aplicado a hombres), ‘cougar’ (para mujeres) es mucho más agresivo

Rachel Hoise, de The Independent, indica que la idea de una MILF es un ejemplo más del sexismo inherente de la sociedad, algo que no se percibe en DILF (Papá quiero tener sexo). “Peor aún, las mujeres que salen –o se acuestan– con hombres mucho menores que ellas son juzgadas de una manera más dura que los hombres que tienen relaciones con mujeres más jóvenes”.

El término MILF incluso se convirtió en una forma verbal más de acoso sexual para las mujeres

“La obsesión de la sociedad por la juventud –especialmente cuando se trata de mujeres– no ayuda nada a la sociedad. Tenemos tanto miedo de envejecer, que las mujeres mayores a veces pueden ser hostiles a sus homólogos más jóvenes, y la idea de todas las mujeres que compiten entre sí es abundante”, agrega Hoise.

Comentarios