¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
Nacional
imagen principal

Salud

Podio: La otra edad

Eugenia Rodríguez

Si existe algo que desde nuestro nacimiento nos ha sido fiel es la edad. Y es que en ella depositamos nuestra confianza absoluta para medir desde fuera nuestro proceso de envejecimiento.


Abr 25, 2012
Lectura 2 min
portada post

Si existe algo que desde nuestro nacimiento nos ha sido fiel es la edad. Y es que en ella depositamos nuestra confianza absoluta para medir desde fuera nuestro proceso de envejecimiento.

Así, sin cuestionamiento alguno, determinamos nuestra edad en función del número de años que vamos sumando de forma cronológica a lo largo de nuestra vida, cada vez que llegamos al día y al mes que aparece en el acta de nacimiento.

Pero lo que no consideramos es que la llamada edad biológica es la que nos revela cómo se encuentra nuestro estado de salud, y a qué velocidad se está desarrollando nuestro proceso de envejecimiento.

Un indicador clave para obtener este conocimiento, y sobre todo para medir qué tanto estamos alargando o acortando nuestros años de vida, es el sistema inmunitario, que protege nuestro organismo de enfermedades, infecciones virales y células cancerígenas.

Esto es solo un preámbulo a “Los secretos de una larga vida” que el divulgador científico español Eduard Punset nos comparte en su programa “Redes para la Ciencia”, en el que presenta una entrevista con Mónica de la Fuente, catedrática en Fisiología por la Universidad Complutense de Madrid.

La especialista en ciencias biológicas nos dice que empezamos a envejecer a partir de los 18 años, edad en la que nuestras defensas también comienzan a perder su eficacia de forma gradual.

Este deterioro suele agravarse con un estilo de vida donde predomina el estrés, los malos hábitos alimenticios y la falta de tiempo para el descanso. De hecho, hasta 70 por ciento de nuestro sistema inmunitario se ve afectado si dedicamos menos de ocho horas diarias al sueño.

Un sistema inmunitario mal controlado tiene implicaciones directas en nuestro estado de salud y, por ende, en nuestra esperanza de vida.

Lo que hay que procurar es “llegar a esos 82 o a esos 100 o 120 años, pero con buena calidad de vida”, dice la especialista.

SECRETOS DE UNA LARGA VIDA

Para conocer más del tema entra a:

http://bit.ly/zBsRNQ


Notas relacionadas

Oct 14, 2017
Lectura 4 min

Oct 13, 2017
Lectura 5 min

Salud

No pueden comer… ni querer

María Alesandra Pámanes


Oct 13, 2017 Lectura 5 min

Comentarios