#B39

Bogotá39: la lista de la discordia

El registro de los ‘mejores’ escritores de AL genera descontento tanto en algunos de los que lo integran como de los que no y sostienen que la B39 es ‘clasista, racista y carece de inclusión’, ya que sólo hay 13 mujeres en él

0
comentarios
La lista Bogotá39 les abre las puertas a los escritores de América Latina, los impulsa y consagra a nivel internacional

Todas las antologías de escritores son injustas. No existen las listas perfectas. Como bien dice el dicho: “Ni son todos los que están, ni están todos los que son”. Y todas las selecciones son, por naturaleza, polémicas.

Es el caso de la lista Bogotá39, que recién presentó el Hay Festival, donde se incluye a los 39 mejores escritores de ficción menores de 40 años de Latinoamérica y que no está exenta de la controversia obligada.

La B39 es una especie de canon de las letras latinoamericanas. Todos los escritores –aunque no lo acepten- aspiran a estar en esta lista que los pone en la antesala de la consagración y de la fama literaria.

En la Bogotá39 hay un reconocimiento al trabajo de autores de 15 países latinoamericanos como el peruano Juan Manuel Robles, el colombiano Cristian Romero, la argentina Luciana Sousa y el mexicano Emiliano Monge. Pero en la selección también sobresalen casos de escritores que más que obra tiene un puesto de poder como es el caso del mexicano Eduardo Rabasa, director de la editorial Sexto Piso; Felipe Restrepo, director de la revista Gatopardo y que apenas este año publicó su primer novela, o el director de la Feria del Libro de Bogotá, Giuseppe Caputo.

Hace 10 años, en la capital de Colombia, intelectuales del momento seleccionaron a 39 plumas que llamaban su atención por todavía no rebasar las cuatro décadas cumplidas, de este listado se desprendieron nombres que en su momento emergente ahora son pujantes en las letras latinoamericanas.

B39, clasista y racista

Héctor Abad Faciolince, Piedad Bonnett y Óscar Collazos fueron los colombianos responsables de hacer el primer listado que tomó popularidad como Bogotá39 y que pronto tuvo eco en otras latitudes, como el Beirut39 y Africa39 para destacar a los autores de Arabia y el continente africano respectivamente.

Es ahora, a una década de distancia, que Leila Guerriero, Carmen Boullosa y Darío Jaramillo se encargaron de ordenar la preselección que los primeros 39 escritores hicieron para realizar el nuevo listado revelado el 5 de mayo pasado en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBO).

Sin embargo, ante la clasificación de los nuevos 39 rostros de América Latina con un prolífico futuro en el mundo de las letras, hay quienes critican la falta de equidad de género o lo tildan de clasista y hasta racista.

“En el caso de la selección de autores y autoras mexicanas. Te darás cuenta de que su obra pertenece sólo a dos editoriales: la multinacional Random House Mondadori y Sexto Piso. Y el único autor de un sello independiente resulta ser ¡el editor de Sexto Piso!, incluido ahora como autor”, señala el escritor zacatecano Tryno Maldonado en entrevista con Reporte Indigo.

La poetisa española Luna Miguel, de 27 años de edad, protestó a través del artículo de PlayGround Magazine “Lo que le falta a la lista de Bogotá39 son mujeres”, esto por el hecho de que de 39 firmas sólo 13 sean del sexo femenino.

“Para mí la falta más importante es el tema de las escritoras. Me parece injusto que sigan siendo minoría. Creo que la realidad de América Latina tiene un peso femenino y feminista muy grande en la actualidad, y que eso tendría que quedar reflejado”, dice Luna Miguel.

De la polémica en redes sociales, el costarricense Carlos Fonseca seleccionado en Bogotá39 acepta que haya crítica y dice que sin ella no hay literatura.

“Me parece bien que haya debate: sin debate no hay literatura. Claro, hay que entender que las listas son listas, nada más eso. No son perfectas, pues si lo fueran, se acabaría su encanto y la literatura se convertiría en ciencia”, opina Fonseca.

Maldonado, que este 2017 cumple 40 años, despotricó en redes sociales el fin de semana indicando que disiente de la selección y lo declarado por Boullosa como jurado, ya que “sus criterios y sus argumentos son 100 por ciento centralistas, coloniales, clasistas y hasta racistas. Según Boullosa, parece que la única literatura mexicana valiosa la hacen las élites criollas y privilegiadas de la CDMX formadas en las metrópolis extranjeras”, se lee en su perfil de Facebook y Twitter.

La crítica de Maldonado se le hizo llegar a Boullosa, quien por vía electrónica contesta a este diario: “Lo de llamarme racista me parece inapropiado —no conozco en persona a la gran mayoría de los 39 autores seleccionados, no sé a qué “raza” pertenecen, ni otros detalles personales, vi sus fotografías por primera vez el día del anuncio de la lista—. Vivo alejada, siempre escribiendo un libro (es mi vicio) y leyendo, por fortuna”.

Faltó pluralidad

Luna Miguel no fue la primera en alzar la voz en torno a la falta de inclusión femenina en Bogotá39, el jalisciense Juan Pablo Villalobos, actualmente radicado en España, reclamó en su cuenta de Facebook la falta de equidad de género.

“No hablo de igualdad de género, ¿pero 13 mujeres en la lista de #Bogotá39 (33 por ciento, 1/3) les parece representativo de la literatura latinoamericana? A mí, por lo que he leído en los últimos años, no me lo parece ni de lejos”, enuncia el literato.

Villalobos continúa la publicación destacando que el jurado de esta edición tiene a dos mujeres y aún así no se logró tener más plumas femeninas.

“El jurado que hizo la selección entre 200 postulados estaba integrado por 2 mujeres y 1 hombre (66 por ciento, 2/3) (…) En 2007, por cierto, la lista contempló a 11 mujeres: quien quiera ver en esto una tendencia (2 mujeres más cada 10 años), así, serán mayoría (21/39) dentro de 40”, sentencia el mexicano.

 
 

Video Destacado

La posición que Estados Unidos tomará en la renegociación es incierta, pero México tiene el beneficio de la duda: los intereses de las empresas estadounidenses, que tradicionalmente han influido en el diseño de la política económica, están alineados con los del gobierno mexicano