¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
Nacional
imagen principal

MúSICA

Un ‘mesías’ antisistema y una oda escatológica; simplemente GG Allin

Indigo Staff

Un hombre desnudo, desorientado y con el peor hedor del mundo recorre las calles de Nueva York, intenta huir de una muchedumbre que lo ama y lo odia, mientras él sólo quiere meterse algo de heroína; así fueron las últimas horas de GG Allin, el punk más punk en la historia del género.

¿Qué es el punk? Un tipo va por la calle y patea un bote de basura, esa es una actitud punk, enseguida llega otro sujeto y patea el mismo bote, eso ya no es punk, es moda. Una máxima que GG llevó al extremo con actitudes cada vez más desafiantes y antisistémicas.


Ago 29, 2017
Lectura 9 min
portada post

“Toda la cuestión de la sociedad hoy en día... ir a la escuela, conseguir un trabajo, casarse, tener hijos y pedir préstamos... para mí es la manera en que el gobierno te encadena para que así nunca puedas romper las ataduras”

- GG Allin

“No me interesa complacer a nadie. Mi Rock and Roll no es para entretener, sino para fastidiar. Estoy tratando de devolverle el peligro al Rock and Roll. No hay límites ni leyes. Voy a romper cada barrera que ponga adelante, hasta el día que me muera”

- GG Allin

Un hombre desnudo, desorientado y con el peor hedor del mundo recorre las calles de Nueva York, intenta huir de una muchedumbre que lo ama y lo odia, mientras él sólo quiere meterse algo de heroína; así fueron las últimas horas de GG Allin, el punk más punk en la historia del género.

¿Qué es el punk? Un tipo va por la calle y patea un bote de basura, esa es una actitud punk, enseguida llega otro sujeto y patea el mismo bote, eso ya no es punk, es moda. Una máxima que GG llevó al extremo con actitudes cada vez más desafiantes y antisistémicas.

“No me interesa complacer a nadie. Mi Rock and Roll no es para entretener, sino para fastidiar. Estoy tratando de devolverle el peligro al Rock and Roll. No hay límites ni leyes. Voy a romper cada barrera que ponga adelante, hasta el día que me muera”, declaró alguna vez GG.

Allin era un músico mediocre, pero su verdadero arte (como él lo definía) se materializaba durante sus presentaciones en vivo. Conciertos salvajes que eran, a la vez, un show de fenómenos, una oda a la escatología, una pelea campal y casi siempre una escena del crimen.

“Mi cuerpo es el templo del Rock and Roll. Mi sangre y mis fluidos corporales son la comunión con mi público”, declaró Allin en 1992 durante su participación en el programa de Geraldo Rivera, una de sus emblemáticas apariciones en televisión, principalmente en talk shows.

Te puede interesar:  El día que la anarquía tomó la TV

GG llegó a este mundo un 29 de agosto de 1956 en New Hampshire, bajo el nombre de Jesus Christ Allin, pues su padre, un fanático cristiano, aseguró a su esposa que el mismo Cristo lo había visitado y dicho que su hijo sería un gran hombre, todo poderoso, como el mesías.

El padre de GG era un tipo trastornado que llevó a vivir a su familia a una alejada cabaña de madera, sin agua ni electricidad, además tenía el lindo pasatiempo de cavar tumbas en la propiedad, cuyo número coincidía con el de los integrantes del clan familiar.

La madre de GG, después de varios intentos, huyó del lugar con sus hijos, GG y Merle. Allin empezó a ir a la escuela en Vermont, donde nunca terminó de adaptarse y se convirtió en la burla de sus compañeros por su carácter antisocial y su pésimo desempeño escolar.

En la preparatoria, Allin comenzó a tocar como baterista en algunas bandas, al tiempo que asistía a la escuela disfrazado de mujer, como un homenaje a la banda de punk New York Dolls, lo que le generó más problemas con sus compañeros, pero a GG cada día le importaba menos su opinión.

“Toda la cuestión de la sociedad hoy en día… ir a la escuela, conseguir un trabajo, casarse, tener hijos y pedir préstamos… para mí es la manera en que el gobierno te encadena para que así nunca puedas romper las ataduras”, señaló Allin en una de las entrevistas del documental Hated.

La música, así como la imagen y la cabeza de Allin, comenzaron a deteriorase en los 80, sus discos nunca fueron un derroche de virtud musical, pero al menos en los primeros años se podía distinguir la línea melódica de las canciones; luego todo fue ruido en su máxima expresión.

The Murder Junkies era el nombre de la banda que respaldaba a GG en cada una de sus salvajes presentaciones, se trataba de una agrupación conformada por su hermano Merle en el bajo, conocido por su bigote estilo Hitler, así como el baterista y exhibicionista fichado, ‘Dino Sex’.

En un inicio, la banda contaba con Chicken John en la guitarra, pero este abandonó la agrupación por diferencias con Allin. Dee Dee Ramon también estuvo un tiempo en el grupo, pero incluso él se vio superado por el huracán Allin, por lo que decidió salir del proyecto.

Las letras, al igual que la música de GG eran cada vez más insoportables, temas como la misoginia, la pedofilia y el racismo no eran ningún tabú para Jesus Christ, sus discos son fáciles de conseguir en la red, pero no es muy recomendable emprender esa búsqueda.

Lee: Bon Scott, el salvaje vocalista de AC/DC que murió solo e intoxicado en un pequeño auto 

“Ya no creo más en GG. No creo en lo que hace (…) Y contribuir con su karma negativo. El parece atraer a gente con las peores actitudes. Los peores perdedores del planeta se le pegan como a un imán”, declaró alguna vez Chicken John, quien podría ser definido como la antítesis de Allin.

Las fotos de GG son todas muy parecidas, un tipo calvo, completamente desnudo, con un collar estilo sadomasoquista en el cuello, el cuerpo sangrando, la cabeza llena de restos de botellas de vidrio y la mayor parte de su piel, incluida la del rostro, repleta de heces fecales.

Allin tenía la costumbre de ingerir laxantes antes de cada presentación, pues el defecar en el escenario se había convertido en uno de sus rituales, luego tomaba el producto y lo lanzaba contra el público, a veces lo tragaba, en resumen, no eran conciertos para estómagos débiles.

GG rompía cada botella que acababa de consumir contra su cabeza, tomaba los pedazos y comenzaba a rasgarse el cuerpo, como si dibujara un mapa, normalmente golpeaba al público y ellos respondían, regularmente, alguna de las partes terminaba con algún diente menos o un hueso roto.

Allin no es recordado por su música, sino por sus actuaciones y su promesa que algún se suicidaría sobre el escenario. GG advirtió que se quitaría la vida la noche de Halloween del 89, pero para cuando llegó el día, el sujeto se encontraba preso por la violación y tortura de una chica.

El ‘artista’ continuó prometiendo que algún se suicidaría en un concierto, motivo por el cual sus fanáticos más fieles asistían cada noche. Un día una reportera le preguntó porque no se suicidaba de una vez, él dijo que lo haría cuando quisiera y comenzó a golpear a la mujer.

Relacionado: Música, drogas y depresión: ¿Por qué se suicidan los músicos de rock?

Para muchos, GG no era más que un tipo que a falta de talento debía llamar la atención de cualquier forma, incluso si eso implicaba visitar en la cárcel a John Wayne Gacy, mejor conocido como ‘Pogo, El Payaso Asesino’, a quien se le atribuye la muerte y violación de 30 personas.

“GG, gran chico, se le quiere a muerte, pero apesta peor que el más grande pordiosero alcohólico que haya conocido”, dijo alguna vez Gacy y aseguró que “Allin es un artista con un mensaje para una sociedad enferma (…) No se equivoquen con él, detrás de lo que hace hay un cerebro”.

Su última noche con vida, GG se peleó con sus seguidores en un concierto en Nueva York, quienes comenzaron a seguirlo por la calle para insultarlo y mostrarle su admiración, pero Allin sólo quería volver al departamento de sus amigos para meterse un poco de heroína.

El sujeto regresó al piso de John Handley Hurt y Dwanna Yount, los tres inhalaron heroína y algo de coca, GG fue el primero en quedarse dormido en el suelo, roncaba muy fuerte, mientras sus amigos se tomaban unas fotos de broma con él inconsciente para mostrárselas en la mañana.

Pero GG nunca llegó a la mañana, aquellos no eran ronquidos normales, sino el inicio de un fallo respiratorio. El 28 de junio del 93, Allin estaba muerto, nunca cumplió su promesa de suicidarse en el escenario, pero si terminó con su vida, tal y como la vivió, llena de excesos.

Durante el funeral, sus seguidores colocaron drogas en su boca, tal y como lo hacían durante sus conciertos, le arrojaron alcohol y se le puso una botella de Jim Beam a su lado en el ataúd, como él mismo lo había pedido en la canción When I Die.

Este 29 de agosto, Allin cumpliría 61 años, un hombre que para muchos no fue más que un provocador degenerado sin ningún talento, pero que para muchos otros representó un genio en la lucha contra el sistema. Sólo el tiempo pondrá en su verdadero lugar a GG y su alocada vida.

ADVERTENCIA: Aquí puedes ver el documental Hated, el cual incluye imágenes explícitas sobre las actuaciones de GG Allin. Se recomienda discreción. Este documental fue producido y dirigido por Todd Phillips, el creador de cintas como The Hangover (¿Qué pasó ayer?)


Notas relacionadas

Sep 22, 2017
Lectura 4 min

Sep 22, 2017
Lectura 3 min

Sep 20, 2017
Lectura 2 min

Sep 13, 2017
Lectura 3 min

Comentarios