¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El fin del Tratado de Libre Comercio, no será lo peor. En todo caso, llevaría a replantear la política exterior mexicana en su totalidad. Porque, el fin sería el inicio de relaciones y approaches nuevos.

Existe un estudio, que el gobierno federal publica, en el que se indica que el 40% de los productos que México comercializa con Estados Unidos, están en realidad bajo las normas de la Organización Mundial del Comercio; y sólo el 20%, bajo el mazo del TLC. Esto de ser completamente cierto, más allá de perder el estatus NAFTA, perderíamos en realidad una especie de membresía exclusiva -calificada elitista-; que, por la cercanía a la economía más poderosa del mundo, se vende más cara de lo que realmente nos beneficia.

En este momento de la historia y con estos presidentes, Trump y Peña Nieto, existe la oportunidad para que México abra la caja de pandora en sus relaciones y concrete su política exterior. Ahora, el abandono del TLC proviene de un presidente norteamericano impopular y de un presidente mexicano que está en el último año de su gestión, quienes se han dedicado a dejar un panorama políticamente incierto. Las decisiones de los dos son igualmente irracionales, sin embargo, tenemos dos años para explorar la política exterior y cuando exista un nuevo presidente estadounidense, habrá oportunidad de renegociar.

Me sospecho que las bolsas y los mercados no reaccionarán con volatilidad, al menos no tanto. Ahora, la naturaleza del comportamiento del mercado ha encontrado la manera de digerir, procesar y analizar o preveer el verdadero significado de los tuits de Trump a las 6 am. Así como sus propuestas, y descabelladas ordenes ejecutivas.

Clave será el nombramiento del próximo gobernador del Banco de México, para salvar a los mercados ante dicho escenario. Será la figura clave, que dará confianza, tranquilidad y certidumbre al futuro de México, durante el fail art de una probable salida del TLC, durante el año electoral.

Pero ¿por cuánto se prolongarán las negociaciones del tratado comercial? La duda está en quién sería la figura que esperamos dirija el BM, y las probabilidades de que este mensajero sea el mismo que lleva de facto las negociaciones con Estados Unidos. No son claros. Sobre todo, cuando José A. Meade, se perfila como el candidato del oficialismo. Pero como la historia reciente nos ha venido enseñando, en esta era – de hoguera política-, lo imposible es lo más probable y lo más sensato, se convierte en la improbabilidad de que suceda. Mientras tanto atrevámonos, porque por la senda en la que Trump camina, – y a pesar de lo que acabo de escribir – difícilmente le veríamos repetir en 2020. Lo cual nos daría un par de años de nueva administración mexicana, para innovar en todo: comercio, tecnología, defensa y política regional. Si para entonces se vuelve necesidad de contar con un NAFTA 2.0, convencido estoy de que el próximo inquilino de la Casa Blanca, será mucho más abierto a la idea de concretar un punto de encuentro y recontratos.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Dic 14, 2017
Lectura 5 min

CABLEROJO

Lo seguro de la seguridad

Rodrigo Villegas


Dic 14, 2017 Lectura 5 min

Dic 7, 2017
Lectura 4 min

CABLEROJO

AMLO y el rugir del cañón

Rodrigo Villegas


Dic 7, 2017 Lectura 4 min

Nov 30, 2017
Lectura 5 min

CABLEROJO

El arrastre de Meade

Rodrigo Villegas


Nov 30, 2017 Lectura 5 min

Nov 23, 2017
Lectura 5 min

CABLEROJO

El dedo lleva camuflaje

Rodrigo Villegas


Nov 23, 2017 Lectura 5 min

Comentarios