¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión
Nacional
Puntos sobre las íes

PUNTOSSOBRELASíES

Caso ABC: cinco años en la oscuridad

imagen autor
Antonio Navalón
@antonio_navalon

Han pasado 1,826 días… Todas las ciudades pegadas a los desiertos son muy calientes por la mañana y extremadamente frías por la noche. En Hermosillo, Sonora, es de noche desde hace cinco años. 

México sufre un eclipse moral. Cada vez que sale el sol y los 49 niños asesinados por nuestra desidia, cobardía y corrupción, no pueden ver la luz del día, se nos recuerda que somos no solo un país en crisis, sino una sociedad profundamente enferma. 


Jun 4, 2014
Lectura 3 min

Han pasado 1,826 días… Todas las ciudades pegadas a los desiertos son muy calientes por la mañana y extremadamente frías por la noche. En Hermosillo, Sonora, es de noche desde hace cinco años. 

México sufre un eclipse moral. Cada vez que sale el sol y los 49 niños asesinados por nuestra desidia, cobardía y corrupción, no pueden ver la luz del día, se nos recuerda que somos no solo un país en crisis, sino una sociedad profundamente enferma. 

El caso de la Guardería ABC sigue existiendo, exigiéndonos y avergonzándonos a unos cuantos en este país. Hay 49 familias incompletas y 76 más que siguen en el viacrucis de la recuperación de tantas lesiones (todo esto ya sin el apoyo prometido).  

La desvergüenza y la insensibilidad no tienen colores. No es azul o tricolor. No pertenece a un sexenio sino a quienes olvidan que es nuestra obligación –irrenunciable– mantener a salvo la vida de nuestros niños.  

Han pasado cinco años y la justicia no llega. Por la corrupción e ineficacia del sistema legal todos los responsables han sido exonerados. 

El número de niños fallecidos en la Guardería ABC cuenta tanto como los del Holocausto, porque viene a ser lo mismo: la historia de un fracaso humano. 

Yo me siento fracasado como ciudadano porque pese a que no he dejado de clamar por justicia y cada vez que veo la sonrisa de un niño pienso con coraje en la de esos otros que ya no sonríen, o por mucho que escriba o diga, no he hecho nada práctico para dejarlos descansar en paz. A usted: ¿le pasa lo mismo? 

Espero que ellos, con la inocencia del futuro que ya nunca tendrán, puedan descansar en paz. Sin embargo, nosotros, todos los mexicanos con derecho a voto, todos los beneficiarios teóricos o reales de las reformas, no podemos hacerlo.

Esos niños no son ajenos o desconocidos, somos nosotros mismos, es nuestro futuro asesinado. Esos niños –a través de sus padres– creyeron en el Estado mexicano y sus instituciones ¡y les fallamos! 

Y seguimos fracasando porque hasta ahora su muerte es en vano: los padres de las víctimas aseguran que el sistema de justicia mexicano es ineficiente y además prevalece una mala interpretación de la ley en lo que se refiere a este caso. 

Sé que llegará el día en el que el recuerdo atormentado se volverá acción. Mientras tanto, ¿cuántos niños más en México corren el riesgo de morir porque seguimos siendo una sociedad frívola, corrupta, ineficaz e inmoral, con un gobierno que está aún más descompuesto? ¡Ya no más!


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Mar 1, 2017
Lectura 3 min

PUNTOSSOBRELASíES

Explosión controlada

Antonio Navalón


Mar 1, 2017 Lectura 3 min

Mar 1, 2017
Lectura 3 min

PUNTOSSOBRELASíES

Murat y la CNOP

Ramón Alberto Garza


Mar 1, 2017 Lectura 3 min

Feb 22, 2017
Lectura 3 min

PUNTOSSOBRELASíES

Odebrecht: ¿Y el reporte Brasil?

Ramón Alberto Garza


Feb 22, 2017 Lectura 3 min

Feb 10, 2017
Lectura 3 min

PUNTOSSOBRELASíES

¿Constitución para qué?

Antonio Navalón


Feb 10, 2017 Lectura 3 min

Comentarios