Cada día resulta más claro que la reestructura de las deudas de Grecia, Irlanda, Portugal y España es inevitable. Sin embargo, los líderes de algunos países están posponiendo ese desenlace, lo cual eleva la complejidad y el monto del problema.