El Gobierno de Estados Unidos informó que al menos tres cuartos del petróleo derramado en el Golfo de México ya fue limpiado o dispersado por las fuerzas de la naturaleza.

“La buena noticia es que la mayor parte del crudo parece no estar más", afirmó la asesora en asuntos de energía de la Casa Blanca, Carol Browner.

"La madre naturaleza va a continuar dispersándolo. Pero parte va a llegar a las costas, en la forma de pelotas de alquitrán. Y ésas las tendremos que limpiar".

Con este anuncio, el presidente de EU Barack Obama dijo que la batalla contra el derrame está cerca de terminar y aseguró que esto ya no representa un problema.

British Petroleum anunció que la operación que inició ayer para sellar el pozo con el procedimiento llamado "static kill" (detención estática) con el vertido de lodo pesado había resultado exitosa.

Al desatarse la peor catástrofe ambiental en EU los directivos de la británica no daban una pronta solución ni qué medidas aplicarían para arreglarlo.

"BP es responsable de este vertido. BP pagará la factura”, dijo Obama el 2 de mayo desde Luisiana al evaluar personalmente el impacto de la 'marea negra'.

El 8 de junio Obama explotó y dijo que quería saber qué traseros había que patear por el derrame de crudo en el Golfo de México como una clara presión hacia la petrolera británica.

El 15 de junio, en un discurso desde la Oficina Oval, criticó y acusó a BP de irresponsable y afirmó que no descansará hasta que la compañía haya cubierto los daños que causó en el Golfo de México.

Tras 106 días de dañar el ecosistema la pesadilla parece llegar a su fin.

comments powered by Disqus