#Política

México será el mediador entre Venezuela y la OEA

El canciller Luis Videgaray  dijo que la postura nacional ante la situación de crisis venezolana será la de mediador y agente facilitador del diálogo

0
comentarios

Ante la situación en Venezuela, México mantendrá una postura de amplio y absoluto respeto a la soberanía de ese país y su pueblo, pero también para encontrar solución a una crisis política y económica, de deterioro severo de las instituciones democráticas, afirmó el canciller Luis Videgaray Caso.

En entrevista con Carlos Loret de Mola, para el programa Despierta, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) indicó que México desea colaborar en los esfuerzos de mediación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) como agente facilitador del diálogo.

Relacionado: "México no tiene moral para hablar de Venezuela", condena canciller venezolana

“México quiere ser parte de esa facilitación y de eso es lo que se trata, hacerlo de una forma constructiva, señalando los problemas pero también extendiendo la mano a través, exclusivamente de la democracia; este es un esfuerzo diplomático no es un esfuerzo sancionador”, expuso.

Dijo que la postura diplomática mexicana respecto a América Latina y la OEA “es consistente con nuestros principios y así seguiremos siendo, México es un país que cree en la democracia que cree que la democracia es la mejor forma gobierno para América Latina y que los países de América tenemos la obligación de cuando una democracia está siendo vulnerada defenderla de una manera propositiva y diplomática.

Ante las recientes críticas de la cancillería venezolana a México, Videgaray Caso comentó que “parece ser una forma normal de trabajar de ellos, pero nosotros no nos vamos a distraer ni de los objetivos de la asamblea ni de la sesión específica en la que se tratará el caso Venezuela”.

 

Con información de Notimex

 
 

Video Destacado

La posición que Estados Unidos tomará en la renegociación es incierta, pero México tiene el beneficio de la duda: los intereses de las empresas estadounidenses, que tradicionalmente han influido en el diseño de la política económica, están alineados con los del gobierno mexicano