¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
Nacional
imagen principal

BENEDICTOXVI

Benedicto XVI: La conspiración que lo derrumbó

Félix Arredondo

No es una especulación. Tampoco una calumnia. 

Al interior de la Iglesia Católica hay una intensa lucha por el poder que deja ver la existencia de una conspiración en contra de Benedicto XVI.

Conspiración que además de la avanzada edad del Papa tuvo que ver con su insólita decisión de renunciar a su cargo.


Feb 24, 2013
Lectura 10 min
portada post

No es una especulación. Tampoco una calumnia. 

Al interior de la Iglesia Católica hay una intensa lucha por el poder que deja ver la existencia de una conspiración en contra de Benedicto XVI.

Conspiración que además de la avanzada edad del Papa tuvo que ver con su insólita decisión de renunciar a su cargo.

Y es que si se analizan los hechos ocurridos desde que Benedicto XVI emprendió su lucha en contra de los religiosos pederastas, así como sus intentos por acabar con la corrupción económica  de algunos miembros de la Curia Vaticana, no se puede menos que concluir que el Papa ha tenido que enfrentar una larga y soterrada conspiración en su contra.

 Si los conspiradores se organizaron o no en “lobby gay”, como lo reveló la semana pasada el periódico italiano “La Repubblica”, podría ser lo de menos.

Lo que el propio Benedicto XVI ha venido advertiendo desde hace por lo menos tres años: que los “ataques en contra del Papa” provienen “desde el interior de la Iglesia.”

El caso Maciel

El 1 de mayo del 2010, en un sorpresivo comunicado del Vaticano que tomó desprevenido al mundo católico cuando condenó públicamente al pederasta Marcial Maciel por los delitos cometidos durante su vida.

“Los comportamientos gravísimos y objetivamente inmorales del P. Maciel, confirmados por testimonios incontestables, representan a veces auténticos delitos y revelan una vida carente de escrúpulos y de verdadero sentimiento religioso”.

El comunicado era más trascendente de lo que parecía.

No se trataba solamente de una condena post mortem, al fundador de la Legión de Cristo. 

La “sentencia” también afectaba a los altos mandos de la otrora poderosa organización religiosa que,  con su silencio cómplice, al menos habían sido encubridores de los delitos de Marcial Maciel.

A partir de aquel primero de mayo, las cosas ya no fueron lo mismo para los Legionarios de Cristo.  

El director general de la congregación,  Álvaro Corcuera, así como su estado mayor fueron prácticamente relevados de su cargo. 

El Papa nombró al Cardenal Velasio de Paolis como su representante directo para que tomara las decisiones en la Legión.

Obviamente, la decisión no solo afectó a la dirigencia de la Legión, sino  también a quienes se habían visto beneficiados por la acción corruptora de Maciel.

Entre otros, era bien sabido que el ex secretario de Juan Pablo II Angelo Sodano, así como el cardenal mexicano Norberto Rivera habían apoyado abiertamente a Marcial Maciel y a su organización para que creciera su influencia no solo en la Curia Vaticana, sino en las decisiones del mismísimo  Juan Pablo II.

Los ataques contra Benedicto XVI arreciaron. 

Se le acusaba de que no había hecho nada para impedir que Marcial Maciel continuara su carrera delictiva a pesar de conocer mejor que nadie las denuncias en su contra cuando era cardenal.

Probablemente por eso, diez días después de la publicación de aquel comunicado, el 11 de mayo del 2010, Benedicto XVI, a bordo del avión que lo trasladaba a Lisboa hizo una insólita revelación a los reporteros que viajaban con el:

 “Los ataques al Papa y a la Iglesia no vienen sólo de fuera. Los sufrimientos de la Iglesia vienen de su propio interior, del pecado que existe en la Iglesia.” 

“Esto se ha sabido siempre, pero hoy lo vemos de forma aterradora: que la persecución más grande a la Iglesia no procede de enemigos externos, sino que nace del pecado en la Iglesia.”

 “Y, por tanto, la Iglesia tiene una profunda necesidad de aprender la penitencia, de aceptar la purificación, de aprender el perdón, pero también la necesidad de justicia. El perdón no sustituye a la justicia.”

Aquellas palabras del  Papa de que el perdón no sustituye a la justicia seguramente inquietaron aún más a sus poderosos enemigos.

Dos meses después, el 30 de junio del 2010,  en la celebración de la fiesta de San Pedro y San Pablo, el Papa volvió a sacar el tema de la división: 

“Uno de los efectos típicos de la acción del Maligno es precisamente la división dentro de la comunidad eclesial” . 

“Las divisiones, de hecho, son síntomas de la fuerza del pecado, que sigue actuando en los miembros de la Iglesia también después de la redención.” Dijo el Papa en aquella ocasión en su homilía.

La sorda lucha continuó. En la medida que la figura del Papa se iba consolidado, continuaron a soto voce las intrigas y las confrontaciones.

Sin embargo, en 2012 las cosas cambiaron.

Se encienden las alertas

Las alertas rojas de los adversarios del Papa se encendieron después de atestiguar el éxito de la visita del Benedicto XVI a México. 

Y es que los mexicanos sorprendieron al mundo y hasta al propio Papa cuando se volcaron en emotivas manifestaciones de apoyo cuando Benedicto XVI recorrió el Bajío.

Los mexicanos  habían puesto de manifiesto que la figura del Papa había crecido tanto en México,  como la del inolvidable Juan Pablo II.

Casualidad o no, al mes siguiente estalló  nuevamente otro escándalo que entristeció al Papa.

En mayo de 2012 empezó a circular el libro  “Sua Santita, las Cartas secretas de Benedicto XVI” escrito por el periodista Giuliani Luzzi.

En su libro, el periodista italiano “documentaba” varios  problemas que aquejaban al Papa.

Entre otros los de la de la corrupción en el  Instituto para las Obras de la Religión (IOR), conocido popularmente como el Banco Vaticano. 

Tal y como ya había ocurrido  en el pasado  con el escándalo del Banco Ambrosiano, el periodista sugería que había elementos suficientes para concluir que el IOR se habían involucrado en el lavado de dinero. 

En el libro también se abordaba el tema de Marcial Maciel. 

Aunque la filtración material de las “cartas secretas” se atribuyó al mayordomo del Papa Paolo Gabriele, era lógico suponer la autoría intelectual del grupo de adversarios del Papa.

El 30 de mayo del 2012, Benedicto XVI declaró:

“Los acontecimientos de los últimos días acerca de la Curia y de mis colaboradores han traído tristeza en mi corazón… Quiero renovar mi confianza y aliento de mis más cercanos colaboradores y todos los que cada día, con lealtad y una espíritu de sacrificio y en silencio, me ayudan a cumplir mi ministerio.”

Ocho meses después  de la publicación de aquel libro, y aunque ninguno de los documentos publicados le incriminaba, el Papa Benedicto XVI decidió renunciar al cargo.

Explicó que por su avanzada edad se requería una persona que tuviera más fuerzas y energía que él. Pero no por eso dejo de haber lucha, ni sobrevino una tregua. 

En los últimos días de su mandato el  Papa tomó decisiones estratégicas y volvió a pronunciar las mismas advertencias que había venido haciendo a lo largo de los últimos años. 

Después de su renuncia, el pasado 13 de febrero, “miércoles de Ceniza”, Benedicto XVI volvió a insistir en que la existencia de  la “hipocresía religiosa”  y  “cómo a veces el rostro de la Iglesia se muestra  desfigurado por  las culpas contra la unidad de la Iglesia, en las divisiones en el cuerpo eclesial.”

Dos días más tarde, también se anunció que  Benedicto XVI había aprobado  la designación de Ernest Von Freybe,  un alemán perteneciente a la Orden de Malta, como el nuevo presidente del Banco Vaticano (IOR). El puesto había estado vacante los últimos nueve meses. 

Para algunos, el nombramiento fue interpretado como una señal inequívoca de que el Papa estaba haciendo los últimos amarres en vista a su sucesión. El Papa se iría y al mismo tiempo permanecería. 

Con el nuevo conclave tendrían que renovarse los cuadros de decisión. Sobre todo después de que las pugnas por el poder entre el anterior secretario de Estado Angelo Sodano – aliado de la Legión de Cristo- y su sucesor Tarciso Bertone se habían hecho cada vez más evidentes.  

Todo indica que las últimas declaraciones del Papa y el nombramiento del nuevo presidente de la IOR volvió a molestar a los conspiradores.  

Su reacción fue inmediata.

Reinician los ataques

La iglesia y el Papa Benedicto XVI fueron nuevamente objeto de ataques. 

La semana pasada se dio a conocer falsamente que el cardenal  Timoty Doylan, uno de los principales aliados de Benedicto XVI había sido destituido de su cargo como Arzobispo de Nueva York.

Falsamente se le imputaba un supuesto encubrimiento de sacerdotes pederastas. 

Aunque la noticia fue desmentida inmediatamente, la difusión del desmentido no alcanzó a tener la misma resonancia que produjo el escándalo de la supuesta dimisión del que ha sido también mencionado como uno de los cardenales “papables”. 

Pero hubo más. A tan solo una semana de que el Papa dejara la Sede Vacante, el periodico italiano “La Repubblica” detonó otro escándalo. 

Supuestamente Benedicto XVI habría recibido  un documento de 300 páginas con las conclusiones finales del caso de filtraciones del Vatileaks que habría sido  entregado en diciembre pasado por los cardenales Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi que habría terminado por convencer al Papa de dimitir.

El vocero del Vaticano Federico Lombardi respondió de inmediato.

El pasado sábado señaló que  “no falta, de hecho, quien busca aprovechar, recurriendo a instrumentos antiguos como la maledicencia, la desinformación y la calumnia.”

Bendicto XVI se va, pero no se va. 

Cuando faltan apenas tres días para que la Sede Petrina  quede vacante, como si el Papa hubiese muerto, para algunos la barca de Pedro parece naufragar sin remedio, inundada por el fango pestilente de la corrupción de sus jerarcas. 

Sin embargo, para los católicos que aún creen en las promesas de Cristo, a pesar del reconocimiento de la innegable tribulación que afecta a la Iglesia, ven las cosas diferentes. 

Sostienen que  por más divisiones que haya en la Iglesia Católica, la institución seguirá adelante como sobrevivió en el pasado al cisma de Lucero y de Enrique VIII.

Siguen creyendo  en la promesa que hizo Cristo a los creyentes  cuando le dijo a Simón su discípulo: 

“Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia. Y las potencias del Infierno no prevalecerán sobre ella”. (Mateo, 16, 13-20).

Más de este tema
De escándalos y erratas de altos cleros
El último gran escándalo
Los cuervos y los Vatileaks

 


Notas relacionadas

Feb 28, 2013
Lectura 5 min

BENEDICTOXVI

El rebaño se queda sin pastor

Jorge Mireles


Feb 28, 2013 Lectura 5 min

Feb 25, 2013
Lectura 4 min

BENEDICTOXVI

‘Top secret’ papal

Indigo Staff


Feb 25, 2013 Lectura 4 min

Feb 15, 2013
Lectura 2 min

BENEDICTOXVI

Se va… con todo y nombre

Indigo Staff


Feb 15, 2013 Lectura 2 min

Feb 12, 2013
Lectura 6 min

BENEDICTOXVI

Cuando los líderes renuncian

Jorge Mireles


Feb 12, 2013 Lectura 6 min

Comentarios