Sabían dónde vivía, qué automóvil conducía, que organizaba matanzas en Monterrey, que entrenaba a Los Zetas en el mismo lugar donde este año encontraron 193 cadáveres, pero inexplicablemente tardaron cinco años en aprehenderlo.

Sin duda, este expediente demuestra que la omisión o la corrupción de las autoridades son factores que dejaron crecer el fenómeno que hoy consume al país.

Porque la PGR conocía con tiempo y espacio la ubicación del tercer cabecilla de Los Zetas y contaba con órdenes de aprehensión desde 2002, bajo los folios de la Averiguaciones Previas: PGR/SIEDO/UEIDCS/215/2004, PGR/SIEDO/UEIDCS/304/2004 y PGR/UEDO/378/02.

Rejón Aguilar, detenido el 3 de julio pasado, es el tercer líder de esa agrupación criminal y que fue parte de “Los 14” militares desertores que fundaron Los Zetas desde finales de los 90, cuando todavía eran el brazo armado de El Cártel del Golfo.

Según este expediente, la PGR sabía desde 2006, con fecha y ubicación, los movimientos de Rejón Aguilar en el corredor de Tamaulipas.

Incluso, aparentemente trató de detenerlo, pero en una incursión inocente de las autoridades huyó por una puerta trasera.

Una bitácora del expediente da cuenta de cómo monitoreaban a “El Mamito”, e incluso el día, la hora y la carretera por la que se trasladaría a San Fernando, Tamaulipas, para entrenar a Los Zetas.

El mismo sitio donde cinco años después encontraron 193 cadáveres sepultados en fosas clandestinas.

Si la PGR o el Ejército hubieran reventado ese campo de entrenamiento, es muy posible que habrían evitado esos 193 asesinatos.

 Muertes que según los peritajes de los cadáveres, ocurrieron con violencia. Desde mutilaciones, torturas y homicidios a golpes, hasta prácticas de tiro con objetivos vivos.

El expediente tiene fotos en diversas etapas de la vida de Rejón Aguilar, así como sus huellas dactilares e imágenes de su casa y de sus escoltas.

En el apartado de las observaciones, que es una bitácora de los movimientos de “El Mamito”, dice literalmente: “(4 de mayo de 2006). El 27 de abril de 2006, Rejón Aguilar se encontraba en una casa del municipio de Díaz Ordaz.

“Al parecer, actualmente se encuentra en el municipio de San Fernando, donde existe un campo de entrenamiento donde existe un campo de entrenamiento el cual es utilizado para concentrar a los miembros de la organización que le han robado a la misma, para ser utilizados en las tareas o misiones más riesgosas”.

Y más adelante dice: “La familia de Rejón Aguilar, la tiene en Nuevo Guerrero.

“(9 de mayo de 2006). Rejón Aguilar se encuentra en San Fernando, Tamaulipas, y va a viajar a Díaz Ordaz”.

Los detalles de sus movimientos en el campo de entrenamiento y en su casa de Díaz Ordaz continúan en la bitácora, donde se deduce que es posible que intervinieran los teléfonos de “El Mamito”.

“(9 de mayo de 2006). A las 20:30 horas aproximadamente se observó a Rejón Aguilar en Díaz Ordaz en una camioneta marca Cheyene tipo pickup, comprando cosas en una tienda, junto con su guardaespaldas César Granados Gómez.

“(16 de mayo de 2006). Rejón Aguilar se encuentra en San Fernando, Tamaulipas, donde es encargado de entrenar a las personas que quieren pertenecer a Los Zetas.

“Este fin de semana, Mamito viajará de San Fernando a Díaz Ordaz, utilizando la ruta Reynosa Monterrey hasta General Bravo y luego se desviará por Doctor Coss-Los Herreras-Ocampo-Cerralvo, para utilizar la carretera federal 54 hasta llegar a Díaz Ordaz.

“Viajará en un Jeep Cherokee color rojo, o una Chevrolet Suburban, o en pickup tipo Z-71 color blanco. Por motivos de seguridad, Rejón Aguilar no pasa por Reynosa”.

comments powered by Disqus