Davos, Suiza, lo hace en el invierno.

Pero en el verano el turno le toca al pequeño pueblo de Jackson Hole en el estado de Wyoming que durante algunos días se convierte en el centro de atención del mundo financiero mundial.

Es ahí donde la FED de Kansas City lleva a cabo su tradicional reunió anual en la que se envían señales de cuál será el futuro que tomará la economía estadounidense.

El anfitrión, como todos los años, es el presidente de la FED de Kansas City, en este caso es Thomas Hoenig quien ya anunció su retiro para octubre del presente año.

Hoenig es conocido por ser el líder de los llamados “Halcones Anti Inflación”, una agrupación abiertamente opositora a las políticas de relajación adoptadas anteriormente por la FED.

La reunión, como cada año, fue sólo por invitación.

Este año los codiciados y escasos 100 lugares con los que cuenta el pequeño auditorio donde se celebraron las conferencias, fueron ocupados por distinguidos economistas y líderes de los organismos financieros que mueven al mundo.

En la reunión, convocada para los 12 presidentes de los bancos que componen la reserva federal en los Estados Unidos, se pudo ver y escuchar los pronunciamientos de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, y de Jean-Claude Trichet, presidente del banco de la Comunidad Económica Europea.

Además fijaron su postura el presidente del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa; se vieron caras nuevas comoArdian Fullani, gobernador del Banco central de Albania; Grigori Marchenko, gobernador del Banco Central de Kazajstán y Haroutioun Samue Samuelian, vicegobernador del banco central del Libano.

Por parte de México estuvieron Agustín Carstens, gobernador del Banco de México quien compartió reflectores con su antecesor Guillermo Ortiz.

Del lado de Wall Street se pudieron ver a personajes como Richard Berner, economista en jefe de Morgan Stanley; Mickey Levy, de Bank of America; Dino Kos, el anterior jefe de mercados de la FED de Nueva York y que actualmente es director de la firma financiera Portales Partners LLC.

Pero quizá es más interesante saber quiénes no asistieron o tal vez no recibieron invitación.

Fue el caso de Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs y Laurence Meyer, ex gobernador de la Reserva Federal y actual vicepresidente de Macroeconómicas LLC de asesores.

Pero más que por las asistencias, las expectativas de la reunión eran muy altas debido al delicado estado de la economía global.

Hace un año, en la misma junta, el punto culminante se dio cuando el presidente de la FED, Ben Bernanke, anunció el programa de política monetaria llamado Quantitative Easing 2 (QE2).

 

Ben Bernanke

 

Dicho programa se refería a los estímulos y a la relajación financiera que se dio subsecuentemente en Estados Unidos.

Por eso este año muchos esperaban que el esquema pudiera renovarse, convirtiéndose en el esperado QE3.

Sin embargo el discurso de Bernanke fue en otro sentido y se enfocó más en solicitar al gobierno federal que arreglara sus problemas estructurales de fondo.

El presidente de la FED pidió que en Washington se pusieran de acuerdo lo más rápido posible para dar a conocer un plan a largo plazo con metas muy específicas para resolver los problemas de fondo.

comments powered by Disqus