Si comparamos las tragedias griegas clásicas con los hechos actuales, podemos encontrar muchas similitudes.

Los griegos fueron los creadores del teatro de tragedia, una historia cuyo argumento se centra en la caída de un personaje importante.

Hoy Grecia es protagonista de una de estas historias y el personaje que podría desmoronarse se llama: Unión Europea.

 

Crisis en Grecia

 

En la tragedia griega el elemento más importante es el drama. El público es testigo de la interacción de diversos personajes que participan en la trama.

Hoy esos personajes son, entre otros, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo y el Banco Mundial.

En esta tradición narrativa el drama se funde con la acción que realizan los protragonistas.

Hoy vemos a la canciller alemana Ángela Merkel; el presidente francés, Nicolás Zarkozy; el primer ministro griego, Yorgos Papandreu; la directora del FMI, Christine Lagarde; el secretario del Tesoro de EU, Timothy Geithner y el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, quienes han sido provistos cada uno, de su propia dimensión psicológica.

Esquilo, Sófocles y Eurípides en diversos momentos históricos, afrontaron los temas más sensibles de su época.

En la tragedia actual los encargados de escribir la historia son empresas como Moody's, Standard & Poor's y Fitch.

Los cimientos de la tragedia girega están construidos sobre la aspereza, la lujuria, el placer de la comida, la avaricia, el poder y la ambición. Eurípides, innovador del teatro de tragedia, retrataba a sus personajes como personas problemáticas e inseguras, muy alejadas del modelo del héroe clásico.

Hoy Goldman Sachs, podría caber perfectamente dentro del molde euripidiano, ya que ha logrado crear propuestas financieras para crear fortunas en medio de las ruinas.

En los antiguos teatros helénicos se escenificaban estos dramas.

Los mercados financieros globales son el escenario perfecto para esta tragedia.

Atenas destinaba muchos recursos al teatro. Cuando el costo por espectador aumentó y se estableció un precio de ingreso, Pericles instituyó el theoricòn, un fondo especial para pagar la entrada de los menos pudientes.

Hoy la UE retrasa la ayuda que Grecia debía recibir en junio. El FMI rechazó el liberar los 12 mil millones de Euros correspondientes al quinto tramo de ayudas pactadas en mayo del año pasado. Además Europa entera exige a Atenas nuevos sacrificios para aprobar el segundo plan de rescate.

Pero después de ver las similitudes, una pregunta salta en el aire ¿cuál será el desenlace de esta historia? ¿Acaso será una tragedia?

Por lo pronto el Gobierno socialista de Yorgos Papandreu dispone de dos semanas para ajustarse aún más el cinturón. Esto pese a las protestas y al connato de rebelión en el propio grupo parlamentario del partido gobernante.

Además el actual gobierno parece tambalearse. Tratará de conseguir 78 mil millones de euros más a través de subidas de impuestos, recortes de gastos y privatizaciones.

También redujo los salarios públicos un 15 por ciento, (incluso un 30 por ciento en las empresas estatales). Rebajó las pensiones un 10 por ciento y eliminó 2 mil empleos en educación a través del cierre o fusión de colegios.

A pesar de esto Europa dice que estos sacrificios no bastan.

Atenas es incapaz de cumplir con sus compromisos de pago.

¿Estaremos siendo testigos de una tragedia griega?

La historia en tres actos

ACTO 1

El sospechoso crecimiento de Grecia