El affaire Pemex-Repsol ha dado varios giros importantes desde que saltó a la opinión pública.

Lo primero que se dio a conocer fue que Pemex había comprado acciones en la Bolsa de Madrid para incrementar su participación en Repsol del 5 al 9.8 por ciento.

Pero lo que realmente provocó el disgusto de los empresarios españoles fue el acuerdo entre Pemex y Sacyr para controlar Repsol, una de las diez mayores petroleras privadas del mundo.

 

Pemex Repsol

 

En esta historia también está involucrada La Caixa, –segundo accionista de Repsol y principal accionista de Gas Natural Fenosa que a su vez controla Gas Natural México– quien se ha sentido amenazada de perder el control de la administración de Repsol.

Fue por eso que La Caixa reaccionó. Reunió a sus accionistas y logró que vetaran el acuerdo entre Pemex y Sacyr que le hubiera otorgado el control absoluto de la compañía.

Pero detrás de toda esta trama, lo que muy pocos esperaban es que apareciera el protagonista de muchos de los grandes negocios que se realizan en México: Carlos Slim.

Como también a muchos ha sorprendido que el epicentro de esta disputa podría colocarse en la explotación y distribución de gas natural en el país.

Y ahí es precisamente donde entra en escena el hombre más rico del mundo, quien también es accionista de La Caixa.

Pero la sospecha de que sea el gas uno de los principales móviles de este conflicto no es en vano.

Y es que lo que se ha dado ha conocer en los últimos días es revelador. Pemex anunció recientemente el inicio de la producción de gas Shale en un vasto yacimiento en el municipio de Hidalgo, Coahuila.

¿Cómo se involucra Carlos Slim en esta complicada tubería de intereses de negocios?

¿Por qué la distribución y producción de gas podría ser lo que se encuentra detrás de una disputa entre diversas empresas que parecen no estar conectadas entre sí?

EL GAS COMIENZA A FLUIR

Pemex anunció el inicio de la producción de gas Shale en Hidalgo, Coahuila.

Según un reporte de la Agencia de Información de Energía de los Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés) éste sería el primero de muchos yacimientos que se podrían explotar.

Esta agencia estima que México está sentado en vastos yacimientos de gas Shale. De hecho estima que podríamos ser el cuarto país productor de este bien, sólo por debajo de China, EU y Argentina.

Con este descubrimiento surge una pregunta clave. Con alrededor de 681 billones de pies cúbicos de gas esperando para ser extraídos, ¿por qué seguimos importando la tercera parte del gas que consumimos?

Y la respuesta es la misma de siempre: lo hacemos por lo costoso y lo complejo de su desarrollo.

Pemex es el monopolio encargado de la exploración, producción y distribución de gas, por lo que debido a su falta de capacidad técnica y de recursos se ha valido de terceros para desarrollar esta industria.

Gas Natural México es el distribuidor más importante de gas en nuestro país y tiene firmado con Pemex contratos de distribución del producto por los próximos 30 años, por lo que su potencial de negocio desarrollando nuevos yacimientos se multiplica.

comments powered by Disqus