El Comité Federal de Mercado Abierto (Comité), que diseña y aplica la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos (EU), dio a conocer varias decisiones inesperadas al término de su reunión del 24 y 25 del mes pasado.

Mantuvo su tasa de interés objetivo para los fondos federales entre 0 y 0.25 por ciento, lo que no sorprendió, porque desde agosto de 2011, la Fed opina que es muy probable que esa tasa permanezca excepcionalmente baja, por lo menos hasta mediados de 2013.

Lo que sí fue inesperado y polémico es que el Comité haya anticipado la posibilidad de que las condiciones económicas “garanticen niveles excepcionalmente bajos para la tasa de fondos federales al menos hasta finales de 2014”.

De ser así, como lo señaló la revista The Economist, EU rompería el récord de Japón con tasas de interés cercanas al 0 por ciento entre 2001 y 2006, ya que la tasa de fondos federales estaría próxima a 0 por ciento desde finales de 2008 hasta 2014.

Pero la decisión del Comité no fue unánime. Votó en contra Jeffrey M. Lacker, presidente de la Fed de Richmond, quien hubiera preferido omitir la especificación del plazo mencionado.

En intervenciones posteriores, el presidente de la Fed de Filadelfia, el Dr. Charles I. Plosser, quien este año, de acuerdo a la rotación respectiva, participa en el Comité, pero no vota, dijo que la medida referida socava la confianza y confunde. “La política monetaria tiene que estar en función del contexto económico y no del calendario”, expresó.

Sin embargo, era inevitable especificar la extensión del plazo hasta finales de 2014 debido a que el Comité, en su sesión del 13 de diciembre de 2011, anticipó que a partir de enero de 2012, habría cambios en la información suministrada al público.

En efecto, el Comité decidió entonces que en el resumen de proyecciones económicas que se publica cuatro veces al año, se incluyera información sobre las previsiones de los participantes acerca del nivel apropiado de la tasa de fondos federales en el futuro y cuándo podría aumentar dadas las condiciones económicas.

Con esta nueva política de comunicación, no era posible ocultar la fecha en que, probablemente, comience a subir la tasa de los fondos federales. No obstante, muchos han interpretado mal esa fecha al considerar que será hasta mediados de 2014 y que es un compromiso inamovible de la política futura de la Fed.

El presidente del Consejo de Gobierno de la Fed, Ben S. Bernanke, en conferencia de prensa posterior, aclaró el punto al afirmar: “Estas opiniones sobre la política futura están detrás de las proyecciones de los participantes sobre el crecimiento, desempleo e inflación… estas evaluaciones no deben ser vistas como compromisos incondicionales”.

Y no pueden serlo, desde el momento en que algunos miembros de la Fed esperan un alza de la tasa de referencia tan pronto como al final de este año. Al respecto, cabe señalar que las proyecciones referidas son de todos los participantes en el Comité, no sólo de aquellos que votan, quienes son los que deciden, al final, la política monetaria.

En todo caso, es interesante confirmar que, de acuerdo a las previsiones de la gran mayoría de participantes en el Comité, la tasa de interés de los fondos federales se ubicaría, en el largo plazo, entre 4 y 5 por ciento, intervalo que desde hace tiempo se considera la tasa “normal”.