Pérdidas como éstas crean reputación. Debacles así pueden tomar décadas para superar, si es que alguna vez llegan a superarse.

En dos ocasiones estuvieron a un strike de ganar su primer título de Serie Mundial, pero los Rangers de Texas se quedaron cortos en ambas y hoy tienen que soportar uno de los mayores dolores en el beisbol de las Grandes Ligas.

"Se estudia todo el año, ir directamente de A y después estás obligado a pasar una prueba para aprobar el curso", dijo Colby Lewis. "No pasa cada vez."

En un año de colapsos sin precedentes, los Rangers guardaron lo peor para el final.

Una noche después de haber estado a un paso de ganar el título por primera vez en los 51 años de historia de la franquicia, se  desperdició una ventaja de dos carreras el viernes y perdieron el Juego 7 de la Serie Mundial 6-2 ante los Cardenales de San Luis.

Los jugadores de Texas caminaron por el dougout tranquilos, intercambiando miradas en blanco, no muy ansiosos por ir a casa.

En un siglo más de de juego de la Serie Mundial, rara vez ha habido una sensación tan vacía.

"Quiero celebrar y estaba pensando en eso", dijo Elvis Andrus, "pero ese momento nunca llegó."

Hasta ahora, los Medias Rojas de Boston de 1986 habían sido el único equipo habían tenido una situación similar. Los seguidores de los Red Sox recuerdan el error de Bill Buckner de 18 años. Esto sólo logró limpiarse con el campeonato de ₩2004, el cual fue el primer título en Serie Mundial del equipo desde 1918.

Estos Rangers serán recordados por un triple error. El de Neftalí Feliz quien permitó un triple play de David Freese en la novena entrada del Juego 6. El de Scott Feldman, quien cedió un hit de Lance Berkman en el 10 y el de Mark Lowe, quien permitió un jonrón de Freese en el juego final.

"Hice lo mejor que pude. ¿Qué pasó? No era lo que yo había imaginado, eso era todo. Un mal resultado", dijo Feliz.

Texas no había perdido partidos consecutivos desde agosto. Fue en la serie del 23 al 25 de ese mes cuando tuvieron una mala racha y en aquella ocasión sus verdugos fueron los Medias Rojas. 

Sin embargo, Matt Harrison, Feldman, CJ Wilson y Mike Adams se combinaron para dar seis carreras y los Cardenales se convirtieron en el noveno equipo que logra remontar de manera consecutiva los partidos en casa y termina por ganar el Juego 7.

"Esto nunca será una buena sensación. Me duele", dijo David Murphy. "Es difícil pasar por una temporada completa y jugar tan bien y llegar al Juego 7 de la Serie Mundial y fallar."

Así como los aficionados de Boston aún se preguntan por qué John McNamara no puso a Dave Stapleton como reemplazo defensivo en la décima entrada del Juego 6, los seguidores de los Rangers se cuestionan por qué Feliz no le lanzó a Freese un slider cuando estaba 1-2 en la novena entrada del Juego 6, en vez de una bola rápida de 98 mph.

"Si hay una cosa que pasó en esta Serie Mundial y que voy a recordad es cuando estás tan cerca con un lanzamiento que podría haber escrito una historia diferente", dijo el manager Ron Washington.

Boston dejó escapar una ventaja de nueve partidos de septiembre en la Liga Americana y Atlanta desperdició ocho juegos y medio de ventaja en la Nacional, mientras que los Cardenales llegaron a playoffs en esa noche inolvidable del cierre de la temporada regular el 28 de septiembre.

Pero haber estado tan cerca de un título es más doloroso que lo que tuvieron que vivir los Medias Rojas y los Bravos.

comments powered by Disqus