El futbol lo extraña, los fanáticos lo esperan con ansia, pero él por ahora sólo piensa en tratar de recuperar la normalidad en su vida y hacer las cosas que antes no le costaban tanto.

Gennaro Gattuso, el eterno mediocampista del Milán de Italia y de la selección azurra vive un momento que nunca imaginó y que le causa más problemas que cualquier lesión en una pierna.

El apodado "Rino" tiene un problema en el sexto nervio craneal que le afectó el ojo izquierdo y no le permite conducir, ni llevar a sus hijos al colegio. El futbolista tampoco puede utilizar correctamente un teclado o ver bien la televisión. 

Obviamente, este problema mucho menos le permite estar en una cancha de futbol. Gattuso lleva más de 50 días sin pisar un terreno de juego y no podrá volver a hacerlo, al menos, durante 120 dias más. 

"Vamos a esperar cuatro meses para ver si la terapia que estamos siguiendo soluciona el problema", dijo el doctor Rodolfo Tavana, quien acompañó a Gattuso en la rueda de prensa en la ciudad deportiva del Milán.

Gatusso convocó a una rueda de prensa para informar a detalle su padecimiento. Una noticia que sorprendió no sólo a los aficionados del conjunto rossonero, sino a los amantes del futbol en general.

"Si me quito las gafas veo doble. He ido mejorando, en el último mes y medio veía triple, ahora veo doble", dijo. 

"Estoy luchando como un hombre invisible, ver doble no es bonito. Tampoco lo es no poder llevar tus hijos al colegio porque no puedes conducir. Pero bueno, hay cosas peores en esta vida y solo quiero vivir el día a día", añadió el jugador de 33 años. 

Mientras daba sus declaraciones, el italiano tuvo tiempo para brindarle un homenaje al fallecido piloto de motos Marco Simoncelli, quien era un apasionado seguidor del Milán.

"Llevaba cuatro días viendo manchas. Creía que no era nada. Es más, me molesté con el doctor cuando me dijo que era mejor si no jugaba. Jugué, pero cuando choqué con Nesta me di cuenta de la gravedad de la cosa y pedí el cambio. Choqué con él porque ni siquiera lo vi. Y pensé 'joder si no veo a un compañero mío es que es grave'", recordó Gattuso.

Luego de una serie de exámenes y pruebas que descartaron ictus, tumores y problemas neurológicos, los especialistas y todos  llegaron a la misma conclusión: parálisis del sexto nervio craneal. 

Lo que desconocen los médicos es el origen del problema. Dos veces al mes, se somete a unas inyecciones de botox. El médico encargado de su caso, el doctor Campos, quiere esperar a que pasen cuatro meses para ver cómo evoluciona el problema. En algunas ocasiones este se ha terminado por solucionarse solo.

"De una forma u otra volveré, o como jugador o como dirigente", dijo "Rino". 

San Siro espera a su guerrero. En el mejor de los casos, podría reaparecer en febrero. Eso es, sin haber competido durante cinco meses. En el peor de los casos, si la terapia no funciona, Gattuso tendría que pasar por el quirófano. Y quizás, plantearse colgar las botas.

comments powered by Disqus