Esa noche le cambió la vida.

Ya se había perfumado y estaba lista para ir una fiesta. De pronto se encontraba tirada en el piso de una vieja camioneta. Le golpeaban las costillas y le jalaban el pelo.

Los hombres le apuntaban con armas a la cabeza y le exigían les dijera cómo planearon el robo.

comments powered by Disqus